Desde el próximo lunes 8 de febrero el Metro de Medellín permitirá el acceso de bicicletas convencionales a los trenes de las líneas A y B en horarios y puntos establecidos dentro de los vagones. Los ciclistas podrán ingresar de lunes a viernes entre las 8:00 p.m. y las 11:00 p.m., los sábados de 4:00 p.m. a 11:00 p.m. y los domingos y festivos de 5:00 a.m. a 10:00 p.m., es decir durante toda la operación comercial. En ningún caso deberán pagar un valor adicional

Las pautas de convivencia que deberán seguir durante su permanencia en las instalaciones del Sistema Metro fueron definidas a partir del análisis de los resultados de una prueba piloto llevada a cabo entre el 23 de junio y el 1 de julio de 2015, en la cual participaron 40 integrantes de diferentes colectivos de ciclistas de la ciudad. Una de las conclusiones a las que llegó el Metro es que el lugar más adecuado para ubicar las bicicletas es el extremo de cada vagón, espacio que estará debidamente señalizado y que los ciclistas deberán ceder a las personas con movilidad reducida que lo requieran.

El Manual de Convivencia también establece que los ciclistas deben desplazarse por estaciones y trenes a pie llevando su bicicleta a un costado y darles prioridad a los demás usuarios en el ingreso y salida a los trenes. No podrán usar los ascensores ni las escaleras eléctricas para movilizarse, ni podrán viajar en vagones en los que haya más de dos bicicletas si se trata de un tren nuevo (CAF) o una si se trata de un tren de primera generación. Si este último caso llegara a presentarse el ciclista deberá dirigirse a otro vagón o esperar el próximo tren.

“Es una medida excelente. Es el resultado de un trabajo que hicimos el año pasado y de la voluntad política del Metro. Consideramos que es importante para la ciudadanía y para el fomento y la promoción de la bicicleta como medio de transporte”, señaló Mauricio Mesa, del colectivo Siclas.

Ricardo Zapata, quien hace la mayoría de sus desplazamientos en bicicleta, también calificó la medida como positiva. “Es una forma de integrar a la gente. Ojalá empecemos a generar cultura y que podamos estar conectados, que podamos combinar varios medios de transporte para hacer parte de una ciudad mucho más sostenible”.

Una integración que se consolida
Esta nueva medida es un paso más de la integración entre dos modos de transporte amigables con el medioambiente como el metro y la bicicleta, la cual ayuda a consolidar la movilidad sostenible en el Valle de Aburrá y está en consonancia con el actual Plan de Ordenamiento Territorial de Medellín,  que pone a ciclistas y peatones en el primer lugar de la pirámide de movilidad.

Cabe recordar que ocho estaciones del Sistema Metro (Itagüí, Envigado, Poblado, Bello, Niquía, Estadio, Floresta y Santa Lucía) cuentan con parqueaderos gratuitos de bicicletas, en los que los usuarios pueden dejarlas estacionadas.

Así mismo, cerca de varias estaciones hay puntos de acopio de EnCicla, el sistema público de préstamo gratuito de bicicletas del Área Metropolitana del Valle de Aburrá. Precisamente el 20 de agosto de 2015 el Metro y el Área anunciaron que los usuarios de EnCicla con tarjeta Cívica personalizada podían  habilitarla para realizar con ella el préstamo de bicicletas.

El 26 de febrero de 2015, con ocasión de la realización en Medellín del IV Foro Mundial de la Bici, el Metro empezó a permitir el acceso de bicicletas plegables de cualquier tipo a todas las líneas del Sistema (trenes, cables y buses de las líneas 1 y 2) en cualquier horario.

Con medidas como las anteriores y la anunciada hoy de permitir el ingreso de bicicletas convencionales en ciertos horarios el Metro ratifica su compromiso con la movilidad sostenible en el Valle de Aburrá.