Grabado en el Oriente Antioqueño, más exactamente en Rionegro, la nueva producción de Felipe Pelaez retrató los paisajes, calles y arte de nuestra bella tierra.  El cantante contó con el apoyo de la comunidad para mostrar lo mejor de ese municipio.