Los gatos han hecho suyo Aoshima y no están dispuestos a cederlo. Más de un centenar de gatos se han asentado en esta pequeña isla al sur de Japón y viven en las casas abandonadas o se arremolinan en el puerto. Los habitantes humanos son pocos, debido a que se quedaron luego de la Segunda Guerra Mundial cuando la mayoría de las personas migraron hacia las grandes ciudades para conseguir trabajo.

Estos felinos habían sido introducidos unos años antes para eliminar las plagas de ratones, pero se quedaron e hicieron crecer su población. Hoy en día, apenas unos pocos habitantes viven allí y la única actividad que tiene la aldea es un bote de turistas que llega todos los días para conocer la ‘Isla de los Gatos’.

La población felina supera 6 veces a la humana. Mas de cien gatos recorren la isla, acogiéndose en casas abandonadas y alimentándose de la mano de los pocos residentes.

1

isla-de-gatos-4

2015-03-03T065954Z_2033294201_GM1EB330P2301_RTRMADP_3_JAPAN-CATS
2015-03-03T070110Z_1546819433_GM1EB330RJ201_RTRMADP_3_JAPAN-CATS
0012333925

2015-03-03T065920Z_938637488_GM1EB330O1M01_RTRMADP_3_JAPAN-CATS
2015-03-03T114021Z_38634870_GM1EB331IF701_RTRMADP_3_JAPAN-CATS

2015-03-03T065908Z_330149102_GM1EB330NWS01_RTRMADP_3_JAPAN-CATS

Fotos: THOMAS PETER (REUTERS)