La sentencia condenatoria la pidió un fiscal de la Subdirección Seccional de Fiscalías de Bogotá que señaló a Baquero Macaná responsable de los delitos de violencia intrafamiliar despues de haber reprendido a su hijo por “rebelde”

El padre de familia le propino a su hijo de 12 años de edad, 15 correazos como castigo “por fumar, llegar tarde, por rebelde y no cumplir con las reglas de la casa”.

Anotó el delegado del ente acusador que el Código de Infancia y Adolescencia contempla la protección especial a las personas vulnerables entre ellos a los niños y por lo tanto,  la violencia en cualquiera de sus manifestaciones no es aceptada en nuestra sociedad. La juez también manifestó que la diferencia entre el animal y el ser humano es justamente el uso de recursos que se tienen para corregir a un hijo, ya sea suprimiéndole algunos de sus gustos por la televisión, redes sociales o incluso, por qué no, bañarlo con agua fría si es el caso.

La pena que será conocida en los próximos días podría ser entre 6 y 9 años de prisión.

Fuente

La Fiscalia

¿Creen que el castigo físico es una buena herramienta para corregir a los hijos?

Castigo-hijo