Aunque vivimos en un mundo lleno de bacterias en todas partes, hay algunas que son benignas otras nos hacen mucho daño y otras simplemente causan repulsión, y es que a la hora de meternos algo a la boca, siempre tendremos mucho cuidado. Por eso es que hemos decido escribir esto, no pa’ que te cause asco, más bien pa’ que lo tengas presente y hagas algo al respecto.

El cepillo de dientes es un tema delicado de tratar y con el que hay que tener un especial cuidado, ya que se trata de nuestra salud bucal, un cepillo puede volverse un cultivo grande de bacterias, y entre las cuales se pueden encontrar  las bacterias fecales.

Pero ¿Como es posible esto? acá te explicaremos como pueden llegar esas bacterias hasta tu cepillo de dientes y te daremos algunos consejos pa’ que mantengas tu cepillo lo más sano posible.

La explicación es sencilla: Cuando tu ‘vaceas’ el inodoro se expulsa hacia’rriba cientos de partículas de agua, las cuales caen en todas partes y oh sorpresa, allí esta también tu cepillo de dientes y estas partículas llenas de bacterias microscópicas se pueden alojar en las cerdas. ¿Como pueden propagarse? Cuando tu cepillo esta con estas bacterias y lo untas con crema dental, también puedes transferirlas a la crema de dientes, y así al otro cepillo que la use.

Y es lo que más repulsión puede causar es que si el sanitario lo usan varias personas, no solo habrán bacterias fecales tuyas, también de otras personas  😯 da asco ¿Cierto?

También cuando la persona, después de ir al baño no se lava las manos antes de manipular el cepillo.

Y no solo se trata de las bacterias fecales, también de muchas otras, al usar a diario el cepillo, no es suficiente con enjuagarlo para que quede limpio, en él se puede acumular restos de crema dental o partículas de comida, los cuales se descomponen en la noche y gracias a la humedad del cepillo ayuda a  la aparición de bacterias.

Consejos

  • Una de las maneras mas eficaces de prevenir esto es siempre vaciar el sanitario con la tapa abajo.
  • Mantener alejado el cepillo del sanitario, si es posible en otro cuarto.
  • Desinfectarlo al menos 2 veces a la semana con alcohol, agua caliente, vinagre, enjuague bucal o con lo que tu prefieras.
  • Aunque algunos prefieren los protectores, pero muchos especialistas y La Asociación Estadounidense Dental no los recomiendan debido a que mantiene el cepillo húmedo y favorece a que las bacterias puedan cultivarse con mayor facilidad.
  • Cambiarlo cada 3 meses.

Recuerda que la salud bocal depende de ti. Te invitamos a ver el siguiente vídeo que trata del tema.

Leéte también: ¿Sabías que en tu móvil viven más bacterias que en un inodoro?