Definitivamente vivimos en un país increíble.  Donde no existe la justicia y donde robar un cubo de caldo de gallina es más peligroso que reclutar menores para la guerrilla.
La historia es la siguiente:  La Corte Suprema dejó en firme un fallo del Tribunal Superior de Medellín en donde se otorga la absolución a Timochenko e Ivan Marquez, en el que la Sala Penal de la misma corte rechazó una demanda de casación interpuesta por la Fiscalía General de la Nación con la que pretendía que se condenará a Rodrigo Londoño Echeverry, Alias “Timochenko” y a Luciano Arango, alias “Iván Márquez” por el reclutamiento de cuatro menores en Medellín.
Según el alto tribunal, en este caso no existieron pruebas que sirvieran para comprobar que el Frente Noveno de las Farc, reclutó a los jóvenes para que hicieran parte de las milicias urbanas o para darles entrenamiento militar.
“Se absolvió a los procesados del delito objeto de acusación, al aplicar el principio de resolución de duda en su favor ante los vacíos probatorios al no haberse esclarecido quienes cómo y dónde habían reclutados los menores y si efectivamente éstos participaban en acciones del grupo guerrillero de las Farc” explicó la sentencia.