Hoy hay cuatro hechos que, guardando la distancia, hace que Colombia se parezca cada vez mas a Venezuela.

1.  Primero:  Cuándo el presidente Santos lanzó su propuesta de regalar 100.000 casas para los colombianos más necesitados, quedó la sensación  en el ambiente de que era una medida populista que lo único que buscaba era incrementar un poco sus índices de popularidad y de aceptación que por esa época estaban bien caídos.  Luego, en medio de su campaña presidencial lanzó la propuesta de construir 1.000.000 de casas nuevas, nuevamente, regaladas para los colombianos de menos recursos.  En medio de esta propuesta, apareció, como caído del cielo, el vídeo de una mujer adulta mayor, que llamaba al presidente “Juan Pa” y que lo apoyaba porque él le ayudaría a tener su casita propia.  Este vídeo dispararía la campaña de Santos y finalmente sería reelegido presidente.  ¿Con qué?  Con propuestas populistas:  1.000.000 de casas gratis; terminar el servicio militar obligatorio; aumentar las horas extras (que en teoría siempre han existido, lo que pasa es que los más ignorantes nunca entendieron el mensaje).  ¿Quién se acuerda de esas propuestas?  ¿En que va el 1.000.000 de casas gratis?  ¿Sabían que el cuento de las horas extras fue un cuento chimbo, que nunca progreso?  ¿Y el servicio militar?   Todas estas propuestas fueron llevadas a un pueblo ignorante, que se las creyó, y que nunca ha pensado que las cosas regaladas no sirven, porque entre otras cosas, cuando a los pueblos (como el venezolano) le regalan todo sucede que los pueblos se aperezan y se acaba la creatividad y la productividad.  Y eso es lo que no queremos para Colombia, que nos regalen las cosas y que nos volvamos perezosos e improductivos, tal como sucede en Venezuela.

Santos y Maduro2.  Segundo:  Resulta que en Colombia si usted es Uribista, o miembro del Centro Democrático es un delincuente.  Porque en este país las FARC no son delicuentes.  Los delincuentes son los otros, los de la oposición, los amigos de Uribe.  Eso se llama Persecución Política.  La revista Semana publicó el 18 de abril un artículo que tituló ¿Justicia o Persecución contra exfuncionarios del gobierno Uribe? en el cual palabras mas, palabras menos explica porque los colaboradores cercanos del expresidente están en la Cárcel.  Esa explicación la podemos resumir en que los colaboradores cercanos de Uribe, actuando como políticos, entregaron puestos en el estado, como cualquier otro político.  A ese golpe, todos los políticos estarían en la cárcel, pero como son Uribistas, a esos si hay que procesarlos.  Eso se llama Persecución Política, tal como sucede en Venezuela con Antonio Ledezma, con Leopoldo Lopez y con todos los opositores.

3.  Tercero, y esta si es la perla del día:  Con motivo de la visita del Vicepresidente Germán Vargas Lleras a Barrancabermeja, el alcalde de esta ciudad (quién fue apoyado por cambio radical, el partido del Vicepresidente) expidió un decreto en el que literalmente se prohibía en el territorio de Barrancabermeja, desde las 10 PM del día lunes 20 de abril, hasta las 10 PM del martes 21 de abril, cualquier tipo de reunión o aglomeración de personas cuyo objeto sea constituir una manifestación pública o perturbar el orden público.   En otras palabras se PROHIBÍA PROTESTAR por el ataque de las FARC sucedido en el departamento del Cauca.  El objetivo del decreto:  prevenir que a Vargas Lleras le pasará lo mismo que a Santos en Bogotá y Medellín:  Que la gente lo chiflara en público.  Osea que, tal como sucede en Venezuela, en nuestro país esta prohibido protestar.

4.  Cuarta, otra perlita:  Resulta que Armando Benedetti, no contento con llamarnos “Gatos” ahora culpa a tres senadores uribistas de estar detrás de las rechiflas de Santos:  José Obdulio Gaviria, Thania Vega y Paola Holguín.  Por Dios! como se le ocurre decir esto.  Las rechiflas son por el dolor popular, por el inconformismo, porque estamos mamados de las FARC.  ¿Quién dijo que la gente necesitaba opositores uribistas para salir a las calles?   Reaccione Benedetti!!!  Tal como en Venezuela, los amigos del gobierno culpan a los opositores de todas las protestas.  ¿Cuándo abrirán los ojos y entenderán que las protestas, las rechiflas y todos los actos de repudio son fruto de la indignación del pueblo, y de que ya estamos mamados de los cuentos de Santos y de todos sus amigos? (Leer también: Benedetti llama despectivamente “Gatos” a manifestantes en medellín)