Una cámara oculta dentro del celular y su posterior seguimiento al ladrón, permitió que Anthony Van der Meer, hiciera un documental de 21 minutos, llamado Find My Phone.

Luego de que le robaran su teléfono de alta gama y sufrir todas las consecuencias que este tipo de hechos conlleva, el holandés Anthony Van der Meer, decidió tomar cartas en el asunto: intrigado por saber que haría el ladrón con toda su información, se compró otro celular, le instaló un software espía y las aplicaciones necesarias para hacer un completo seguimiento. El holandés tuvo acceso a  la ubicación del dispositivo, las llamadas, el audio de lo que ocurría a su alrededor, los mensajes enviados y el registro fotográfico. Todo oculto de tal manera, que el ladrón jamás pudiese detectarlo. Cerberus, la aplicación usada para este seguimiento, es un software de seguridad. Se instala en segundo plano en el teléfono y, puede configurarse de tal manera, que impide actualizar el sistema operativo y no desaparece aunque el ladrón trate de reiniciar el terminal.

Este experimento tecnológico, permitió conocer el proceso despúes de que el móvil es robado, y además, ir más allá del simple hecho: al rastrear su vida diaria, Anthony llega a conocer el lado humano del ladrón y hasta desarrolla una cierta empatía hacia él.

 Lea también: Si le robaron durante una transacción electrónica, ¡ya hay quien responda!

En video quedó registrado viejito mañoso, amigo de los celulares ajenos