Según el Dane, 784.000 personas salieron de la pobreza en el 2014.

Mientras la pobreza en el país mantuvo la caída que presenta desde al año 2002, la desigualdad dejó de ceder y se mantiene en su nivel del 2012, de acuerdo con el Dane.

Este martes, el Dane presentó el informe sobre pobreza que muestra, como lo había anticipado EL TIEMPO, una reducción cercana a los dos puntos porcentuales con cerca de 800.000 colombianos menos en esa condición.

 salario

Los colombianos que en el 2014 estaban en condición de pobreza monetaria (que no alcanzan a tener el ingreso que garantiza comprar una canasta básica) eran el 28,5 por ciento de la población, por debajo del 30,6 por ciento registrado en el 2013.

De esta manera, hay 784.000 pobres menos, para un total de 13’210.000 personas.

Así mismo, el informe explica que una persona, al tener un ingreso por encima de 211.807 pesos al mes, supera la pobreza. Así, un hogar de cuatro miembros, deja de ser pobre si recibe más de 847.228 pesos.

En cambio, la desigualdad se mantuvo prácticamente igual a la del 2012 y 2013. En esos años el coeficiente de Gini (en donde 0 es igualdad total y 1, desigualdad absoluta) fue de 0,539, y en 2014 de 0,538.

Con ese indicador, Colombia es el 14.º país con mayor desigualdad dentro de 134 observados por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (Pnud).

De otra parte, la llamada pobreza multidimensional, otra forma de medirla en la que se combinan indicadores de educación, salud y trabajo, entre otros, también bajó, de 24,8 por ciento en el 2013 a 21,9 por ciento en 2014, que interpretado de otra manera significa que de 11’564.000 personas en situación de pobreza en 2013 se pasó en el año anterior a 10’336.000, es decir, 1’228.000 menos.

Este comportamiento, visto desde las regiones colombianas, muestra a la zona oriental como la de mejores resultados, puesto que tuvo la mayor variación entre los dos años medidos, al reducir en 544.000 personas en condición de pobreza multidimensional.

La siguieron Bogotá y la región Atlántica, con reducciones de 254.000 y 234.000 colombianos en esta condición, respectivamente. El Valle fue la zona con la disminución más baja, al pasar de 733.000 a 718.000.

En cuanto a la pobreza monetaria, la ciudad que tuvo los peores números fue Cúcuta, que subió de 31,3 en 2013 a 33,1 por ciento el año pasado.

En la otra orilla está Bucaramanga, que al bajar su nivel de pobreza a 8,4 por ciento desbancó a Bogotá como la ciudad que sufre menos este flagelo. De tal manera, Bucaramanga es la única en estar por debajo del 10 por ciento.

Bogotá es ahora segunda, con 10,1 por ciento, pero prácticamente no tuvo progresos en el último año. En el 2013 su nivel era de 10,2 por ciento.

Otro indicador que llama la atención en la reducción de alrededor de 14 puntos porcentuales que mostró Montería entre un año y otro, puesto que pasó de 34,8 a 20,9 por ciento.

Así mismo, ciudades como Pasto, Pereira, Barranquilla, Cartagena y Villavicencio lograron mejorar sus porcentajes entre 2,4 y 6 puntos.

Sobre las cifras del Dane, el presidente Juan Manuel Santos dijo este martes que cuatro millones 400.000 colombianos salieron de la pobreza entre 2009 y 2014.

Señaló, además, que cuando comenzó su mandato de cada 100 colombianos 40 eran pobres y que hoy el número de pobres por cada 100 es de 28. Admitió que la situación de pobreza en el país sigue siendo difícil, pero que ya comenzó a bajar.

“Antes crecíamos, pero las desigualdades también crecían; hoy, reversamos esa tendencia”, puntualizó Santos.

Para Ana María Ibáñez, decana de Economía de la Universidad de los Andes, los resultados no le parecen sorprendentes.

“La economía ha venido creciendo y así lo hizo en 2014 y la tasa de desempleo también cayó. Ambas dinámicas contribuyen de manera importante a reducir la pobreza. Sin embargo, la caída en pobreza no es alta y las tasas de pobreza todavía distan de las de otros países de la región. Además, el Gini, que mide la desigualdad, prácticamente no se movió, lo que indica que el crecimiento está beneficiando más a las personas de altos ingresos”, advierte Ibáñez.

Eduardo Sarmiento, de la Escuela Colombiana de Ingeniería, señala que “sí se ha ido registrando una disminución de la pobreza, que en buena medida obedece a cambios metodológicos. Lo grave es que estos avances no tienen una reciprocidad en la distribución del ingreso”.

Y agrega que eso se ve reflejado en el coeficiente de Gini, que no muestra cambios en los últimos tres años.

De acuerdo con la directora del Departamento para la Prosperidad Social (DPS), Tatyana Orozco de la Cruz, los programas sociales como Más Familias en Acción, Jóvenes en Acción y otros del Gobierno Nacional como Adulto Mayor y los de Primera Infancia contribuyeron de manera contundente en la reducción de las cifras de pobreza.

“Las cifras reveladas indican que el Gobierno Nacional alcanzó y superó la meta del Plan Nacional de Desarrollo 2010-2014, que se había pactado en 32 por ciento para pobreza y en 9,5 por ciento para pobreza extrema”, explica Orozco.

Este último dato, relacionado con la pobreza extrema (cuando el ingreso no alcanza para comprar los nutrientes esenciales), efectivamente pasó de 9,1 en 2013 a 8,1 por ciento en 2014, lo que significa que 407.000 personas superaron esa condición.

En este indicador, Cúcuta vuelve a ser la ciudad que arroja el resultado más preocupante ya que, pese a reducir levemente la cifra en relación con el 2013 (estaba en 6,0), alcanzó el año pasado un 5,7 por ciento.

En cambio, Bucaramanga registró el menor índice de pobreza extrema, con un 1,1 por ciento.

ALEJANDRO RAMÍREZ PEÑA | Economía y Negocios | El Tiempo