A través de el diario El Espectador el ministro del Post Conflicto Rafael Pardo dio luces de lo que se avecinaría en el caso de un acuerdo de paz con la guerrilla de las Farc, que si se da según lo previsto, se firmaría el 23 de marzo. Así, en el marco del lanzamiento del programa “Manos a la paz” –un convenio del Gobierno y el PNUD que busca que estudiantes hagan sus prácticas en zonas que fueron golpeadas por la violencia- Pardo señaló que en poco tiempo el servicio militar dejará de ser obligatorio para convenirse en una decisión voluntaria para todos los colombianos.

“No es inmediatamente pero estamos pensando en el postconflicto, pero en un tiempo el servicio ya no será obligatorio va ser voluntario y el servicio social, que es parte de lo que ustedes van a hacer, va a ser una alternativa para los jóvenes colombianos y para el país”, explicó.

- Publicidad -

“Yo estoy del lado de la paz. El sentido del postconflicto es el de integrar al país”, añadió, señalando, además, que las Farc dejarán su estatus de grupo guerrillero en breve, de la mano de los avances que prosperen en medio de las negociaciones que se llevan a cabo en La Habana, Cuba, para acabar el conflicto más largo de América.

 “En semanas se va a firmar un acuerdo para que dejen de ser un grupo armado, ese es un tema que uno puede pensar que le falta al acuerdo, pero hace 60 años este grupo armado existe en Colombia y va a dejar de existir. Ese es un tema histórico que va a ocurrir en semanas y en semanas también se va a realizar el plebiscito”. Señaló Pardo.

El anuncio se da después de que este lunes las comisiones primeras del Senado y la Cámara de Representantes aprobaron en sus dos primeros de cuatro debates el proyecto de reforma a la ley de Orden Público.

Esta ley es la que permite establecer unas zonas de ubicación para que las Farc empiecen el regreso a la vida civil (desmovilización) tras la firma definitiva de la paz con el Estado.

La idea es que los guerrilleros puedan permanecer en estas zonas de ubicación que servirán como corredores de paz mientras cumplen las penas que les sea impuesta por la justicia transicional.