Con la entrada en vigencia de la reforma tributaria, todo sube, y la cerveza no es la excepción, la pola tendría un aumento de entre 7 y 10 %.

Así, además del IVA del 19%, las cervezas nacionales e importadas tendrán que pagar un impuesto al consumo del 6.7%, lo que se traduciría en un alza del alrededor del 10% en el precio final.

Con esto cada día el poder adquisitivo de los colombianos baja, lo que ocasionaría, en el caso de la cerveza, una eventual caída de las ventas debido al incremento del precio. “Si se baja la demanda se podrían ver afectados algunos empleos, pero esperamos que no suceda, pese a que los precios de los licores han venido subiendo y esto por supuesto desestimula el consumo”.

Por su parte Juan David Veléz, gerente de la marca de cerveza Tres Cordilleras, sostuvo que el ingreso de las compañías también se verá afectado porque “la cerveza quedó afectada con el IVA del 19 %, lo que por supuesto disminuirá la rentabilidad de la compañía y afectará el bolsillo del consumidor”.

A modo de, ejemplo una cerveza que cueste actualmente $2.000 pesos, con un alza del 8 % valdría $2.160.

La Reforma Tributaria espera recaudar más de $6 billones adicionales este año y para 2022, la meta será de $22 billones.