Lo primero que tienes que saber es que si eres del tipo de personas que por venganza o simplemente porque te parece chistoso, publicas fotos íntimas de tu pareja, novi@, amigos, etc., etc., etc., puedes llegar a pagar hasta 12 meses de carcel.

Fue en el 2009 cuando se dio a conocer que estudiantes de varios estados de EE. UU. fueron acusados de pornografía infantil por compartir fotos de desnudos o semidesnudos con sus compañeros de clase. Detrás de esto vinieron más casos, como el de tres adolescentes en Pensilvania que denunciaron a un fiscal que los acosaba de distribuir pornografía infantil y otro de un joven de Florida que fue acusado como delincuente sexual por enviarle a una chica una foto de sus genitales.

- Publicidad -

El ‘sexting’ -una combinación de los términos en inglés ‘sex’ (sexo) y ‘texting’ (acción de enviar mensajes)- comenzó entonces a tomarse las páginas de los medios de comunicación.

En tiempos de computadores, tabletas y celulares inteligentes la distancia ya no es un impedimento para la intimidad entre parejas que, en un principio, pueden encontrar un ‘picante’ extra para sus relaciones al compartir fotos y videos sexualmente explícitos. Pero la ‘magia’ se convierte en un asunto legal cuando dichos materiales llegan a manos de terceros.

ELTIEMPO.COM averiguó qué consecuencias legales tiene en el país hacer un uso indebido de estos contenidos y qué puede hacer una persona víctima de filtraciones de archivos eróticos privados.

Según Adalid Corp, compañía que trabaja temas de Seguridad de la Información, en Colombia el año pasado se presentaron más de 80 casos cuyas víctimas eran menores de edad, mientras que hubo otros 50 denunciados por adultos.

Muchas de las denuncias que llegan son generalmente porque una niña decidió compartirle fotos de las partes íntimas a su novio y el menor termina compartiendo este material en redes sociales”, indica Ándres Guzmán, abogado y gerente de esta firma en el país.

En la mayoría de los casos, los videos y fotografías se suben a la red con nombre y apellido de quien sale en estos, esto ocasiona que con una búsqueda en Google se pueda encontrar el material, agrega.  “Ahora existen muchas aplicaciones que aseguran que se puede compartir fotos y desaparecen al instante, pero la realidad es que todo lo que se comparta en un computador, celular o tableta quedará en la red. En internet un joven puede encontrar un software que le facilite la recuperación de cualquier tipo de imágenes en menos de una hora”, advierte Guzmán.Guzmán, quien asegura que “la legislación colombiana atribuye como delitos de pedofilia o sexuales cualquier fotografía o video de un menor de edad que se comparta en la red sin consentimiento del autor inicial”, dice que eliminar una publicación íntima de la red puede ser toda una ‘pesadilla’ para quien haya corrido el riesgo de compartir imágenes o videos privados con quien no debía.

¿Qué hacer si sus fotos o videos terminan en manos de otros?

Si por alguna razón los materiales que compartió con alguien en privado terminan en la red, usted, como menor o adulto, tiene diversos derechos que lo salvaguardan de este tipo de delitos. La ley 1581 del 2012 sobre protección de datos personales dice que todo archivo que tenga que ver con la vida sexual e íntima de una persona está protegido por la ley y si se comparte sin ningún consentimiento del autor puede dar hasta 12 años de cárcel.

Según la compañía Adalid, las víctimas de filtraciones deben presentar una denuncia de inmediato. Con ella y si siguen los siguientes pasos podrán gestionar ante las autoridades la eliminación de los archivos privados:

1. Al momento de recibir la denuncia se identifica en qué servidores y redes sociales se encuentra el video o la fotografía.

2. Luego, se habla con las compañías (Google o Facebook, por ejemplo) para pedirles que retiren el material, pues se está violando el derecho a la intimidad.

3. Si no se logra llegar a un acuerdo con las empresas, se recurre a la Superintendencia de Industria y Comercio, sección de Protección de Datos Personales. Si ahí aprueban el caso, dicha entidad tiene toda la autoridad sobre los proveedores de internet para hacerles bloquear el contenido.

4. Finalmente, si por ninguno de los anteriores medios se logra el objetivo, el interesado debe recurrir a nuevos recursos legales, que incluyen acciones de tutela.

¿Es una enfermedad?

Ante el auge del ‘sexting’, desde hace varios años se ha planteado el debate de si esta práctica puede ser catalogada como un desorden mental. En el 2012 investigadores de la Universidad de Michigan (UM) analizaron el comportamiento de 3.447 jóvenes con edades de entre los 18 y 24 años y encontraron que esta práctica, más allá de ser muy común, no se puede asociar con problemas psicológicos.

Los investigadores encontraron que casi la mitad de los encuestados respondieron que practicaban ‘sexting’ y que la mayoría de la muestra había aceptado haber enviado y recibido en algún momento mensajes con contenido sexual, sugiriendo que se trata de algo recíproco y probable entre parejas románticas.

Nereida Lacera, sexóloga de Profamilia certificada por la Federación Latinoamericana de Sociedades de Sexología y Educación Sexual, asegura que el ‘sexting’ es ahora una de las formas más comunes de construir una relación de pareja.

Los celulares de alta gama y los avances permiten crear nuevas relaciones y fortalecer las ya existentes. Esta práctica es un nuevo tipo de comunicación”, menciona.
Y es que actualmente es común conocer diversas parejas que encontraron su media naranja en redes sociales, compartiendo su número telefónico e iniciando los nuevos tipos de relaciones.Para esta experta, no necesariamente todo es riesgo en el ‘sexting’. Dice que esta práctica “es una herramienta más para establecer relaciones humanas. Existen muchas personas que no tienen mucho tiempo entre semana y utilizan este recurso para avivar la ‘llama’ con su pareja y hace que el fin de semana el encuentro sea mucho más esperado, mientras que otros prefieren este tipo de acercamiento por algún tipo de discapacidad o simplemente para salir de la rutina”.

“Aunque en un espacio virtual no existe ningún tipo de interacción física, esta práctica puede crear un vínculo muy cercano con la otra persona”, agrega Lacera, sexóloga de Profamilia, quien de todas maneras hace énfasis en los riesgos de mover contenidos íntimos por la red.

“Es muy común que los jóvenes de ahora se involucren en esto. Tienen el celular y la posibilidad de hacerlo. Pero ellos son los más vulnerables si recaen en el ‘sexting’. Pueden estar expuestos a extorsiones y hasta a pedófilos. En internet nunca se sabe realmente con quién se está hablando”, advierte.

Madurez, clave en relaciones de pareja por la red

La edad juega un papel importante en cuanto a este intercambio de mensajes se refiere. A los menores de edad suele parecerle menos riesgoso enviarse fotos y videos íntimos, pero por su falta de madurez es más probable que estas terminen en manos de otras personas y lejos del que en principio era su único destinatario. “Si un joven comparte este tipo de fotos, en su mayoría las niñas, piensan que solo son para una persona en la que confían, pero cuando estas son vistas por otros, la situación se convierte en un problema social. Crea adolescentes con poca autoestima y genera aislamiento”, menciona la sexóloga de Profamilia Lacera.

Uno de los riesgos de esta práctica, más allá de lo que implica mover contenidos privados por la red, es el de crear una interacción irreal, que se aleja de lo físico y hace que solo exista un relación trivial de envío de archivos y búsqueda de placer sexual sin ningún otro significado.

Tomado de:  ¿Qué hacer si fotos íntimas y vídeos suyos circulan por la red?