La constructora de la Biblioteca España rebate afirmaciones de Sergio Fajardo sobre fallas de la misma.

Jorge Ernesto Bacci Isaza, representante legal de Arquitectura y Concreto rebatió las declaraciones del ex alcalde SERGIO FAJARDO VALDERRAMA, quien recientemente afirmó que el constructor es el responsable de las fallas presentadas en la Biblioteca España.

En comunicado público, Bacci Isaza, enfatiza en “la falta y/o deficiencia de especificaciones técnicas generales, las cuales fueron entregadas y ajustadas mientras transcurría el plazo contractual del constructor. Se destaca la falta de especificación de la impermeabilización, de los elementos de fijación y de las juntas de dilatación de fachada, reiteradamente se insistió en la necesidad de mejorar y completar el sistema diseñado. Adicionalmente por la presión de la entrega, ante la visita de los Reyes de España y los innumerables cambios, se generaron reprocesos constructivos”.

El representante legal de Arquitectura y Concreto sostiene que no ha incurrido en falsas acusaciones a los participantes en la ejecución del proyecto de la Biblioteca España y precisa que la información entregada se encuentra sustentada en los siguientes documentos: bitácora de obra, las actas de comités de obra, las comunicaciones de la EDU, la firma interventora ACI, Mazzanti & Arquitectos S.A.S y sus asesores.

[ads1]

En uno de los apartes de la comunicación dice textualmente: “ De manera precisa, Arquitectura y Concreto rebate la declaraciones del exalcalde Sergio Fajardo cuando dice que es el constructor el responsable de las fallas que pueda tener la Biblioteca España, se equivoca irresponsablemente al decir que inclusive la Contraloría así lo determina. Existe una comunicación que emite dicho ente de control, al contestar la comunicación de solicitud de rectificación hecha por Arquitectura y Concreto que dice textualmente: …” debiendo aclarar que las publicaciones oficiales emitidas por la Contraloría no son plena prueba para declarar la responsabilidad patrimonial de esa entidad, máxime cuando las mismas se encuentran fundadas en un análisis de un tercero”.

Sobre el informe técnico que presentó el ex alcalde Bacci Isaza puntualiza lo siguiente:

1.Si la estructura no corresponde al diseño estructural inicial, es porque las fundaciones de las pieles cambiaron por ser insuficientes las diseñadas inicialmente. El diseño de la estructura metálica planteado en planos, por Mazzanti & Arquitectos se mantuvo, la corrección de los perfiles invertidos que se indicaban en los planos iniciales y la adaptación de la estructura a nuevas medidas, se realizó con el acompañamiento de la interventoría, la EDU y del grupo de trabajo del diseñador integral del proyecto.

2. Las soldaduras se aplicaron con procedimientos y soldadores calificados, se les realizaron inspecciones visuales con la ayuda de una empresa externa especializada y revisiones internas;  los defectos superficiales se repararon en su momento y así fue avalado por la Interventoría y la EDU, de lo contrario la obra no hubiera sido recibida.

3. Para analizar el concepto de la J&M, de los porcentajes de uniones malas de la estructura, es necesario conocer detalladamente el informe y la manera como se tomaron las muestras, bajo qué código y su análisis, antes de dar conceptos sobre mala calidad generalizada.

4. La estructura presenta oxidación por la cantidad de agua que se ha filtrado por la piedra y el superboard, situación advertida en el momento oportuno dadas las deficiencias en el diseño de la impermeabilización de la fachada.

Por lo planteado, Jorge Bacci Isaza concluye que “es inadmisible señalar culpable al constructor, cuando lo realmente cierto es que la administración tenía muchas deficiencias de orden técnico como lo manifiesta la Contraloría en su informe: “3. Los errores en la decisiones tomadas al cambiar los diseños pudieron tener origen en factores como la premura de los tiempos o impericia técnica”.

El representante legal de Arquitectura y Concreto, finalmente, deja claro ante la comunidad, “que la obra fue construida bajo la supervisión, dirección, vigilancia y control de la interventoría, la EDU en representación del municipio de Medellín, y el diseñador, todo con su aval y aprobación, como está escrito en los documentos del contrato”.