Una manada de aves de rapiña, más conocidas popularmente en Antioquia como “Gallinazos” hace presencia en la zona de la tragedia en Guatapé, luego de que en la tarde de ayer la embarcación el “Almirante” naufragara a escasos 200 metros del Malecón Turístico.

Lea también:  El Almirante, una tragedia anunciada en Guatapé ¿Quien responde?

Estas aves, poco usuales en la zona, extrañan a las autoridades, cuerpos de socorro y habitantes del municipio.

Contexto de la Noticia:  En vídeo: Momento exacto del hundimiento del barco en Guatapé  

Esta ave es totalmente dependiente de la formación de corrientes termales para poder ascender a alturas desde donde pueden detectar visualmente animales muertos e inclusive basura para luego descender rápidamente y controlar su aterrizaje abriendo súbitamente sus alas.

Las aves rapaces y carroñeras cuando se remontan por el aire, planeando en círculos. Los gallinazos dominan a la perfección el arte del vuelo y se pasan horas enteras planeando altísimo en el cielo. A cientos de metros sobre el suelo, las aves emplean su excelente visión para buscar cadáveres o para “espiar” a otros gallinazos que descienden rápidamente luego de haber divisado algo para comer. En sitios donde la comida es abundante, se pueden congregar centenares de estas aves.

La dieta del gallinazo puede desagradar a muchas personas. Pues consiste sobre todo en cadáveres de otros animales, en cualquier grado de descomposición. Además de esto, el gallinazo consume desperdicios de toda clase, siendo un visitante asiduo de los basureros y las orillas de ríos y caños contaminados.