Si la calidad del aire de la ciudad no mejora, las autoridades están pensando la opción de extender el pico y placa en la ciudad durante 24 horas.

El fenómeno que sufre la capital antioqueña por niveles de contaminación tres veces superiores a los permitidos en Colombia, y nunca antes registrados en los medidores de la ciudad, motivó al Área Metropolitana y a los consejos metropolitanos de Gestión del Riesgo y de Movilidad a firmar una resolución (la 0379) en la que declaran la contingencia atmosférica para el valle de Aburrá.

Teniendo en cuenta que el incremento dramático en el índice de calidad del aire durante marzo se da principalmente por las emisiones de particulares, que representan más del 90 por ciento del total de vehículos activos en los municipios del área, si no mejora la situación, a partir del 30 de marzo se iniciará la medida restrictiva del pico y placa en todos los municipios del valle, en los mismos horarios y placas que lo establece la Secretaría de Movilidad de Medellín (de 7:00 a 8:30 de la mañana, y de 5:30 p.m. a 7:00 p.m.).

Si en la siguiente semana, es decir, el 6 de abril, tampoco hay resultados, se ampliará la medida (en las mismas placas que lo estipula el municipio de Medellín) a 24 horas del día, en todos los municipios del valle de Aburrá.

Cabe anotar que la medida no aplicará durante la Semana Santa, época en la que, históricamente, hay una significativa reducción de entre el 40 y el 60 por ciento de los vehículos particulares.

Según el director del Área Metropolitana, Eugenio Prieto, los consejos metropolitanos que radicaron la resolución presentarán propuestas y acciones a mediano y corto plazo frente al problema de contaminación del aire, y que mientras no se resuelve la situación, estarán en sesión permanente.

Además, el Área realizará publicaciones diarias a través de su página web, redes sociales y medios de comunicación sobre la evolución del índice de calidad del aire, y realizará operativos de control de quemas abiertas, ya sea por acciones antropogénicas o naturales.

Y es que en las últimas semanas, los niveles de polución de la ciudad han estado hasta tres veces por encima del estándar permitido. Por ejemplo, el miércoles 9 de marzo se registraron 129 microgramos por metro cúbico de PM 2,5 (partículas en suspensión de menos de 2,5 micras), cuando la norma es 50.

La sobrecarga de partículas que afecta la calidad del aire se generó por el efecto de las lluvias, que hacen que las partículas se concentren más, y se exacerbó por corrientes de aire que han transportado a la ciudad arena proveniente del desierto del Sahara y restos de incendios ocurridos en el oriente del país y en Venezuela.

Información vía:  El Tiempo