El reportaje fue publicado por el periodista Guillermo Galdos en la página del Canal 4 de Londres.

2

“Vírgenes a la venta en Colombia en ‘el burdel más grande del mundo’” es el título del artículo firmado por el periodista Guillermo Galdos que este jueves aparece publicado en la versión digital del Canal 4, uno de los medios privados más reconocidos del Reino Unido.

En el texto, acompañado por un video de 11 minutos, Galdos hace un recorrido por la violencia que ha afectado la capital antioqueña desde la época del narcotráfico hasta la aparición de la ‘Oficina de Envigado’, empresa sicarial conformada por los residuos del Cartel de Pablo Escobar. Y ahí hace énfasis en que esa banda criminal es responsable no solo de tráfico de drogas y asesinatos sino de trata de personas y prostitución.

“Los narcos siempre han tenido apetito por las mujeres hermosas. El dinero nunca ha sido un obstáculo para ellos y en esa ciudad fluye el dinero fácil, todo tiene un precio”, escribe el periodista.

Luego, Galdos comienza a desglosar su aseveración. Asegura que la prostitución no es nueva en la ciudad y que ya el capo Escobar solía pagar millones de pesos a modelos, actrices y presentadoras de televisión. Incluso, que fue un propio colombiano el que alguna vez le dijo que si a Medellín se le ponía techo sería “el burdel más grande del mundo”.

“Cuando estás en la ciudad te das cuenta de por qué lo dijo. Los callejones están llenos de prostitutas, hombres y mujeres. Muchos de ellos son increíblemente jóvenes y fuman bazuco. El lugar se ve como el fin del mundo”, insiste.

Más adelante, Guillermo Galdos afirma que las bandas criminales son las encargadas de negociar con ciudadanos locales y extranjeros directamente por sexo, en transacciones que pueden ser millonarias si se trata de jovencitas vírgenes.

El periodista revela el testimonio de Maruja, la madre de una de estas menores de edad, quien manifiesta que a su hija de 14 años ya le han hecho propuestas para entregar su virginidad. La mujer se siente presionada por los proxenetas y teme que su pequeña sea víctima de abuso sexual como lo fue ellas en su juventud.

Al final, Galdos cuenta que habló con alias Chino, uno de los cabecillas de ‘La Oficina’, quien confiesa que el negocio de la droga ha cambiado y ahora es “el mundo” el que va a Medellín para conseguir lo que no se consigue “en ninguna otra parte”.

No es la primera vez que Medellín sufre desprestigio en la prensa intenacional. Puede manifestarse a través de la eqtiqueta #MedellínSeRespeta.

EL TIEMPO