Un proyecto de acuerdo que aprobará el Concejo le dará facultades a Aníbal Gaviria para hacer cambios sustanciales cuyos detalles, al momento de votar, no conocen los concejales. (Leer: Proyecto de acuerdo 300)

En un año electoral y a diez meses de que se acabe la administración de Aníbal Gaviria, el Concejo de Medellín le otorgará facultades al Alcalde para que a su criterio reforme, fusione, suprima o cree nuevos entes públicos, sin que aquello deba pasar por el control político dentro de la corporación.
 
El proyecto de acuerdo no tendría nada de polémico si no fuera porque los concejales, al momento de votar, no conocerán los detalles de los cambios que ejecutará el Alcalde ni el impacto financiero que acarreará la reestructuración, en la que están en juego 46 entidades públicas con activos por 57 billones de pesos, entre las que está EPM. (Leer: En video: Debate en el Concejo de Medellín casi termina en pelea)
 
La controversia no se ha hecho esperar. El acuerdo 300 presentado por Gaviria plantea la necesidad de establecer un nuevo modelo que propenda por dinamizar y articular el gobierno municipal con sus entes descentralizados, para “garantizar la eficiencia y eficacia en la ejecución  pública”. Se trata, por un lado, de crear un Conglomerado Público, del cual harán parte todas las entidades que dependen de la Alcaldía. 
 
Además, el proyecto tiene como objetivo facultar al Alcalde para que, en cuatro meses, adecúe la estructura de la administración municipal y las funciones de sus dependencias, en el marco del conglomerado y de cara al nuevo Plan de Ordenamiento Territorial. Y también para que cree establecimientos públicos, empresas industriales y comerciales del Estado, así como para que modifique las existentes.

Aníbal Gaviria y el Concejo de Medellín. Foto: Archivo SEMANA - Alcaldía de Medellín
Aníbal Gaviria y el Concejo de Medellín. Foto: Archivo SEMANA – Alcaldía de Medellín

Sin embargo en la ponencia, presentada por los concejales Carlos Mario Mejía, Santiago Martínez, Jaime Cuartas y John Jaime Moncada, no se especifican estudios técnicos y financieros que soporten la propuesta, pese a que las facultades serán aprobadas este martes en sesión extraordinaria. El fuerte cabildeo por parte de la administración hacia los concejales de su colación vislumbra una aprobación por mayoría.
 
En diálogo con Semana.com la secretaria general de la Alcaldía, Alba María Quintero, dice que si la ponencia no detalla, por ejemplo, cuántas entidades se crearán ni cuáles, es porque el tema aún está en estudio.
 
“En este momento tengo que decirle que estamos en una etapa de diagnóstico para saber cuáles son las necesidades de la administración”, dice Alba María, quien asegura que aún se encuentran en una etapa de diagnóstico.

“La mayoría de las revisiones que se hacen de las entidades son a partir del ejercicio de facultades, normalmente las decisiones puntuales no se llevan al Concejo, es muy complejo hacerlo por las implicaciones que ello tiene, adicionalmente estamos haciendo un proceso objetivo, riguroso y transparente”, concluye.

Algunos concejales, como Juan Felipe Campuzano, Luis Bernardo Vélez, Bernardo Alejandro Guerra y Andrés Quintero Calle, critican que el Concejo sea excluido del control político a la hora de plantear cambios de tan enormes proporciones. “Si la propuesta del Alcalde es tan diáfana, tan transparente, ¿por qué no presenta el conglomerado y parte por parte las vamos aprobando en el Concejo?”, se pregunta Campuzano.

La secretaria Quintero responde que al proyecto de acuerdo se le adicionó un punto en el que se obliga a crear una comisión de concejales para que le hagan seguimiento a la conformación del conglomerado. Las apreciaciones de la comisión, en todo caso, ya no serán vinculantes pues para ese momento las facultades estarán en cabeza del Alcalde.

“Entregando esas facultades los concejales se pueden ir ya para la casa este año. No hay que volver a nada. En este momento si Aníbal Gaviria quisiera vender el Parque Berrío lo podría hacer, porque tiene los concejales suficientes que se lo aprueben. Son concejales que desafortunadamente cayeron en la tentación burocrática”, dice Luis Bernardo Vélez.

Las críticas al Acuerdo 300 ya han hecho síntoma en Twitter. Elhashtag ‘#NoAlAcuerdo300’ ha sido tendencia durante dos días seguidos en Medellín. El debate ha sido tal en redes que Jaime Cuartas, uno de los concejales ponentes, reaccionó este lunes pidiéndole a la administración respuestas frente a las dudas surgidas en la ponencia que él mismo ayudó a radicar.
 
La mayoría de los aspirantes a la Alcaldía de Medellín, incluso los contrarios entre sí, se han opuesto públicamente a la aprobación del acuerdo, por considerarlo ambiguo y con fallas de sustentación: Alonso Salazar, Bernardo Alejandro Guerra, Federico Gutiérrez y Juan Carlos Vélez Uribe se han manifestado con críticas. El precandidato Gabriel Jaime Rico, quien trabajó para la administración de Aníbal Gaviria como gerente de Plaza Mayor, es el único aspirante que hasta ahora ha defendido la propuesta.

Tomado de SEMANA