El MinAmbiente, busca reducir el uso de las bolsas, más que recaudar recursos.

A partir de este sábado 1 de julio, las personas que usen bolsas plásticas deberán pagar un impuesto con el objetivo de desestimular su uso, de acuerdo con la Ley 1819 de 2016, los establecimientos comerciales deberán cobrar un impuesto de 20 pesos por cada bolsa que sus clientes lleve. El impuesto subirá 10 pesos cada año, hasta llegar a 50 pesos en el 2020.

Este impuesto se cobrara a cada una de las bolsas que se usen para llevar los productos que se compraron y no aplicará para pequeños comerciantes, ni para tiendas de barrio.

Colombia avanza en la regulación de bolsas plásticas. Hemos visto en el último año un cambio en el hábito de consumo con campañas como Reembólsale al Planeta, que sin duda ha sido muy positiva a la hora de disminuir los impactos ambientales de residuos como el plástico”, aseguró el ministro de Ambiente, Luis Gilberto Murillo.

Según Murillo, el impuesto aplicará a los grandes almacenes de cadena, no aplica para tiendas de barrio, ni pequeños comerciantes.