Nace en 1935 de la mano del empresario antioqueño John Uribe Escobar, quien es considerado uno de los empresarios más importantes del siglo XX en Colombia. Innovador donde los haya, John Uribe destacó en la industria textil por su acertada visión de la moda que acompañaba al hombre de sus tiempos, no sólo en las grandes ciudades sino también en los pueblos. Vio un importante nicho de mercado en la industria de tejidos de lana, y tras hacer acuerdos con productoras europeas, empezó a producir paños de alta calidad.

Los primeros años de la empresa fueron fructíferos,  gracias a su empeño como empresario y aprovechando los impulsos que desde el gobierno central llevaron a la industria textil colombiana a convertirse en una de las más importantes del mundo, Paños Vicuña vio crecer su actividad como productora y distribuidora en todo el territorio antioqueño. El avance tecnológico de mediados de siglo también fue responsable de la gran expansión de esta industria, se produjo la producción en serie marcada por las primeras computadoras que de la mano de IBM llegaban al país.

Tras décadas de exitosa labor, las vacas flacas asomaron a mediados de los 90, cuando por la entrada de China al mercado, la competitividad de muchas empresas colombianas se vio afectada. Para muchos el negocio dejó de ser rentable y muchas empresas lucharon por sobrevivir. En 1995 Paños Vicuña entro en concordato y después de casi 12 años luchando para salir de la crisis se entró en liquidación en el 2006.

Paños Vicuña después de entrar en concordato, se había logrado mantener por medio de la venta de activos como lotes, pero a medida que iba vendiendo se fue quedando sin capital y no se pudo levantar. Por los terrenos de la compañía, el Centro Comercial Los Molinos ofreció inicialmente cerca de $10.000 millones por el terreno que ocupa actualmente