Leyó bien, usted podría ir a la cárcel si omite ayudarle a un herido.

Imaginémonos los siguientes escenarios:

–  Usted va en su vehículo, un herido se le acerca y le pide que lo transporte hacía un hospital.  Usted lo omite, y arranca.

–  Usted presencia un accidente (de tránsito, por ejemplo), en el accidente hay heridos.  Usted continua su trayecto, como si nada hubiera ocurrido.

–  Usted es un pasajero de un bus, el bus atropella a un peatón el cual queda herido.  Usted se baja del bus y sigue su camino.

–  Ahora pensemos en que usted simplemente va caminando por la calle, ve una persona herida, y nuevamente, usted continúa su camino.

–   Y si el accidente lo causaste tú, dejaste un herido, y te fugaste???…

Accidente PequeñoTodos estos escenarios son cotidianos en la vida de todos nosotros, pero en cada uno de los escenarios existe el mismo delito que USTED , si USTED, ha cometido.  Este delito se llama OMISIÓN DE SOCORRO.  Esta conducta que muchos de nosotros ignoramos  es considerada por el derecho como el incumplimiento de una obligación, y es una obligación que toda sociedad, medianamente culta debería tener:  La solidaridad entre sus ciudadanos.

El delito, que ahora usted conoce, esta contemplado en el Código Penal bajo el artículo 131:  “El que omitiere, sin justa causa, auxiliar a una persona cuya vida o salud se encontrare en grave peligro, incurrirá en prisión de 2 a 4 años”.

“Para Camilo Burbano, director nacional del Sistema Penal Acusatorio de la Fiscalía, los ciudadanos deben auxiliar a otros cuando tengan la posibilidad de hacerlo, esto “sin ser héroes, ya que el derecho no les está exigiendo que lo sean”.

“Prestar la colaboración necesaria en cada evento, según las posibilidades y capacidades, hace parte del deber de la ciudadanía. Si uno ve a una persona herida en la calle y puede detenerse a prestarle auxilio, llamar a la ambulancia, quedarse con él o llevarlo al hospital, ¿por qué no hacerlo?”, dice Burbano.

Para el funcionario, es claro que no se le pide a la ciudadanía que intervenga en delitos para salvar otras vidas, o que se interponga en el camino de una bala para salvar a otro. “No se exige que se interrumpan asaltos, solo pedimos que se cumpla con el deber de solidaridad, es lo mínimo que se les puede pedir, pues esa persona que resultó herida puede ser un conocido suyo o un familiar. Piense que eso que le pasó a ese ciudadano también le podría pasar a usted”, insiste el Director Nacional del Sistema Penal Acusatorio.

Burbano recuerda que hay casos en los que al ser testigos de un asalto, los ciudadanos pueden también capturar en flagrancia, “pero lo importante es auxiliar a las víctimas, ya será su decisión si va tras el victimario, aunque uno esperaría que se pensara primero en salvar la vida de la persona, porque eso es más importante”.

Para el especialista, existe en el país, y más en las ciudades capitales más grandes, como Bogotá, Cali, Medellín o Barranquilla, una cultura de “insolidaridad”, situación contraria a la que se ve en ciudades pequeñas.

“Hay un mito urbano de que cuando una persona ayuda a otro, puede quedar ‘empapelada’, o que puede estar en medio de un procedimiento penal o jurídico, lo cual es totalmente falso”, explica Burbano.

Lo que le puede pasar a alguien que ayuda, y que sucede usualmente, es que “si ve a un herido y lo lleva al hospital, puede que le tomen los datos, o información útil en el caso en que exista algún tipo de evidencia, por ejemplo si lo transportó en su vehículo, se retendría para tomar las muestras, pero en un plazo de una hora, o dos máximo, podría irse y no más”.

El experto agrega que “incluso puede ser llamado después, pero para brindar declaración de lo que vio y ya, eso no es un problema jurídico”.

En ciudades donde existen cámaras de seguridad, es más fácil dar con personas que no ayuden a otros, “es fácil dar con placas, vídeos, métodos que puedan facilitar el actuar de la Fiscalía, solo es necesario que haya una denuncia”.   (El Pais, Cali.  Julio 21 de 2014)

A todas estas, y para aclarar un poco mas las cosas, para que usted pague cárcel, es necesario que previamente alguien haya instaurado una demanda en su contra para que inicie la acción penal.

A cada uno de nosotros nos queda la reflexión de que hacer, si ayudar al prójimo o si por el contrario, teniendo en cuenta las condiciones de seguridad de nuestras ciudades, los riesgos que podemos asumir al recoger un herido de bala, o simplemente las enfermedades que se transmiten a través de la sangre del herido, dejar pasar y hacernos, como tantas veces nos ha tocado, los de la vista gorda…