Por diferentes motivos, algunos desearíamos que whatsapp tuviera la opción para realizar videollamadas, pero a pesar de las peticiones de los usuarios, la empresa aun no activa esta opción y toca usar otras aplicaciones.

Al igual que en Facebook, les recomendamos no abrir enlaces extraños sin antes confirmar la información.

Los delincuentes informáticos se han aprovechado de esta necesidad que tienen las personas, de acuerdo a un comunicado emitido por Kaspersky Labs en las últimas semanas se han reportado varios casos de usuarios que han recibido mensajes, al interior de Whatsapp, ofreciéndoles “activar” la funcionalidad de video llamadas dentro de la aplicación. Son mensajes como este:

Virus Whatsapp

Estos mensajes no son reales, no provienen de la compañía y son un ataque informático que incluye varias “etapas” e involucra varios tipos de tácticas:

  1. El primer paso es de tipo social. Una vez se presiona el link se abrirá una página web en donde se le solicita su número de teléfono, al estilo del registro original de Whatsapp.
  2. El segundo también es de tipo social. La página luego le indicará que debe “invitar” a 10 amigos o grupos para poder gozar del servicio
  3. El tercero es puro malware. El usuario es redireccionado a varios sitios web donde se busca que el usuario acepte la instalación de diversos programas, de dudosa reputación, en su dispositivo
  4. Llegó la hora del scareware. El sistema le mostrará avisos indicando alguna supuesta falencia de su sistema invitándolo a “actualizar” algún componente del mismo. En realidad, el sistema instalará software de origen dudoso en sus sistema.

Así, el ataque le da a los ciber-atacantes su nombre y número de teléfono, acceso a sus contactos (de donde pueden sacar su sitio de trabajo / estudio y su correo electrónico,  los datos de 10 de sus contactos y el permiso de instalación de software que no conoce y que no sabe qué tipo de información puede obtener de su dispositivo (desde datos, claves y demás hasta acceso a su cámara o micrófono), con los que se pueden adelantar campañas de ingeniería social y suplantación de su identidad.