Un nuevo terremoto ha azotado Nepal. El temblor, de 7,3 en la escala de Richter según registró el servicio geológico de Estados Unidos, tuvo el epicentro a 18 kilómetros de Kodari, a 76 kilómetros al noreste de Katmandú, a una profundidad de 15 kilómetros, similar a la del sísmo del 25 de abril que fue de 7,8 y que ha causado ya más de 8.000 muertos.

Las zonas más afectadas son las de Dolakha y Sindhupalchowk, al noroeste de Katmandú, las regiones más castigadas en el terremoto de abril. Los equipos de rescate se pusieron en marcha y encontraron bajo las ruinas supervivientes, muchos de los cuales fueron trasladadas a Katmandú. El primer ministro nepalí, Sushil Koirala, aseguró ante los periodistas que el Gobierno ha movilizado “todos nuestros recursos”, en un intento de llamar a la calma a la población para que no se desate el pánico.

- Publicidad -

En la ciudad de Chautara, en Sindhupalchowk, varios cadáveres fueron recuperados entre los escombros después de que se derrumbasen edificios que no aguantaron la última embestida de la Tierra. También se encontraron muertos en las localidades de Sitapaila y Teku. Sobre todo han caído construcciones ya dañadas tras el terremoto que azotó el país hace dos semanas.

Un helicóptero militar que trabajaba en las tareas de rescate con seis marines estadounidenses y dos soldados nepalíes a bordo ha desaparecido, según informó el Ejército estadounidense. De acuerdo a Reuters, antes de perder las comunicaciones desde el aparato se informó de “problemas de combustible”.

En total, se informa de 57 fallecidos y 1.129 heridos, gran parte de ellos en el distrito de Dolakha, según informaron fuentes oficiales, pero también ha habido al menos 17 víctimas mortales en el norte de India, donde también se sintió el seísmo, y en China, donde en la zona del Tíbet murió un hombre y otros tres resultaron heridos tras un deslizamiento de tierras, según informó la cadena de televisión estatal china.

El Mundo