Las fuertes lluvias de este fin de semana que cayeron sobre el sitio del derrumbe controlado sobre la autopista Medellín – Bogotá dejaron grietas en la parte superior de la montaña, por eso este martes el radar de inspección del derrumbe volvió a registrar alerta roja lo que imposibilitó que se pudiera abrir paso por esta vía, por lo menos para que pudieran ingresar vehículos a Medellín, como se había pensado.

La incertidumbre continúa, las pérdidas aumentan y mientras no se pueda garantizar la seguridad de los vehículos que transitan la vía la autopista continuará cerrada.

Video:  @MiOriente