Desde que éramos niños hemos escuchado una gran variedad de mitos sobre lo que se puede hacer o no en Semana Santa.

Puede que estos mitos se hayan inventado por tradición, por infundir respeto o por  creencia popular durante la Semana Santa, los colombianos dejan de hacer cierto tipo de actividades, principalmente jueves y viernes.

Las creencias mencionadas en la siguiente lista, forman parte de una “tradición” relacionada con Semana Santa, la cual hace no muchos años, llegaban a provocar temores en la gente, por lo que simplemente las personas se abstenían de realizar estas actividades.

Acá te mostramos algunas de las que nos rodean:

1. Bañarse en ríos o en el mar, se corre el riesgo de convertirse en pez. 

El mito nació en poblaciones pequeñas del norte de Colombia y ha tenido variaciones en el tiempo. Para algunos aplica incluso para evitar cualquier tipo de baño, sobre todo si este se lleva a cabo el Viernes santo y si no te conviertes en pez,  el agua se convierte en sangre.

2. El tener sexo se corre el riesgo de quedarse pegado

Las abuelas recomiendan rezar para eliminar los malos pensamientos. Incluso, se dice que por este motivo no se celebran matrimonios en Semana Santa.

3. Cortarse el pelo el Viernes Santo promete un cabello sano y bello el resto del año.

4. Todo bebé que nazca el Viernes Santo, puede correr el riesgo de ser el anticristo.

5. Si algún hijo le levanta la mano a sus padres, se le puede caer el brazo o convertirse en burro

6. Si un hijo le saca la lengua a sus padres, la lengua se le puede convertir en lengua de serpiente.

7. La prohibiciónes del Viernes Santo: escuchar música que no sea sagrada, bailar, decir groserías, coser, planchar, tomar alcohol

8. Limpiar la casa. “Barrer el suelo es barrer la cara de Cristo”.

9. No vestirse de rojo porque sería identificarse con el diablo.

10. No cortar nada porque se estaría cortando el cuerpo de Cristo.

11. Si se sube a un árbol se puede convertir en mono

Los abuelos les prohibían a sus nietos jugar durante la Semana Santa. En zonas rurales les advertían a los niños no trepar a los árboles.

12. No trabajar, pues “la luna se comería al trabajador” (mito ecuatoriano).

13. No salir, ni a la puerta de la calle, el Viernes Santo a las 3 de la tarde (hora de la muerte de Cristo), porque llueve.