LA EMPRESA ASEGURÓ QUE CUALQUIER MANIFESTACIÓN ARTÍSTICA DEBE SER AUTORIZADA POR EL ELLOS.

Tras la polémica por la expulsión de un violinista (Ver Noticia) que tocaba su instrumento en uno de los vagones del Metro, la empresa de transporte masivo se pronunció este lunes y aseguró que aunque ofrecen espacios artísticos, cualquier programación de este tipo se hace de manera concertada con el área de Gestión Social.

Cualquier manifestación que se realice por fuera del ordenamiento de la Empresa, estará incumpliendo la norma y el reglamento del usuario“, explicó el metro en un comunicado de prensa.

La empresa de transporte masivo se defendió de las acusaciones que abundaron el fin de semana, en las que se señaló falta de apoyo a la cultura por parte del Metro.

“En sus casi 19 años de operaciones, el Metro se ha destacado como promotor de cultura, incentivando y apoyando diferentes expresiones artísticas como la música, la pintura, el cine, la literatura y el teatro”.

Destacó la implementación del sistema de préstamo de libros ‘Palabras Rodantes’ que tiene en circulación 700.000 ejemplares de 60 obras; así como la presencia de 60 obras de arte en las estaciones y otras obras de arte urbano que fueron pintadas en algunas columnas.

De acuerdo con el comunicado, estas son “muestra de la sólida gestión cultural de la empresa”, junto con los 16 trenes de la cultura dedicados a personajes representativos del campo cultural.

El Metro destacó que en lo corrido del año han realizado 77 conciertos, producto de alianzas con colectivos artísticos, empresas, organismos oficiales y universidades.

Se invita a los artistas y a los diferentes colectivos de la ciudad, a que cualquier manifestación cultural se realice de manera coordinada y concertada con el Metro para garantizar la seguridad y el bienestar de todos los usuarios”, agregó la empresa. Diario ADN