Según un informe de la ONU, Medellín se convirtió en la tercera ciudad más densamente poblada del mundo.

Algunos especialistas indican que no es tan malo como puede parecer. Aunque tiene muchos puntos positivos, se tiene que avanzar en el desarrollo central y que el crecimiento no se siga dando en las zonas periféricas.

- Publicidad -

El concejal  Daniel Carvalho, afirmó que esto tiene pros y contras, “debido a que la ciudad va por el camino del desarrollo con su urbanización, pero la alta densidad en las laderas es preocupante”.

Hay varias razones por las que un gran número de personas deciden asentarse en zonas urbanas, pero en la mayoría de los casos que se reduce al simple hecho de estas son las ciudades en donde está el trabajo.

Este crecimiento indica que cada vez más personas de Colombia y de otros países se están asentando en Medellín, el desplazamiento también es uno de los factores.

Para que Medellín siga creciendo, se debe tener en cuenta el desarrollo, el empleo y la movilidad, las vías de Medellín llegaron a su tope.