SE ENCIENDEN LOS CORAZONES 

PREGÓN AL AMOR

(1.31)

Que hermosa es Medellín, es una ciudad de historia, de hermosas avenidas, de edificios y lugares que conmueven y apasionan, bellas iglesias y majestuosa la catedral y además posee mucha magia, la magia del amor; el arte, la belleza de sus mujeres, la tarde y el sol acariciando los sueños y se encuentran de improviso un hombre y una mujer, se sientan, se miran y se hablan… Los corazones se acercan, y comienzan a latir, se van juntando  y el amor va  llegando, ella viene de Sabaneta y le dice mi príncipe, a el le brillan los ojos, se le acelera el corazón y le dice princesa y se embriaga en medio de las palabras, palabras bellas que le dicta el corazón, para inundar todo el ser de la bella mujer.

Cuando caen los rayos del sol en medio de la tarde, se va encendiendo una llama; la sangre hierve en las venas, los cuerpos ya tienen alas. Hay música en el cielo, el sol y la luna bailan. Se oye el rumor de la vida y la mirada de los enamorados sigue encendiendo los corazones. Medellín, sigue siendo flor en primavera, ciudad bella, pujante y arrogante… crece y crece, se ve día tras día tan bella como el paraíso, rodeada de montañas que le dan un aspecto de oasis en medio de una naturaleza erguida y firme como la vocación de nuestros antepasados.

Medellín, hija mayor de Antioquia, cuna de hombres valiosos, industriales, hombres y mujeres laboriosos, poetas y periodistas que trabajan de sol a sol sin desmayos, expresando sin titubear: tú eres el emblema de un pueblo, el estandarte de una raza.

Tú eres la reina de América, en el día el sol con sus rayos, llega a los mas infinitos rincones con su hálito de esperanza y en la noche, la luna con su mirada tierna y profunda, provocando el mas desbordado entusiasmo en pro del mejor mañana para sus habitantes.

Medellín, nuestra ciudad, es encantadora, plena de embrujo y fantasía. una eterna primavera hecha urbe, un corazón de progreso y un milagro de la imaginación… siempre será un torrente de pasión y de alegría palpitante, de belleza absorbente, de ternura y comprensión que penetra en el corazón y conmueve los mas íntimos sentimientos.

Bella como nunca en la aurora y hermosa como las Diosas en el ocaso de la tarde y en la noche tan bella como el amanecer… las montañas que la rodean, le entregan la majestuosidad que le corresponde y le otorgan el tinte clásico de las soberanas.

Esta es tu tierra Antioqueña y en ella esta tu vida, es aquí donde has construido todos tus sueños y es aquí donde has sembrado tus raíces, para verlas crecer con los años… Medellín es nuestra ciudad y siempre debemos amarla y protegerla….

Tomado de Pregon Al Amor