La caída de rayos es tan alta en Medellín que está entre las tres ciudades del mundo donde más sucede este fenómeno. Horacio Torres Sánchez, profesor de la Universidad Nacional en Bogotá e investigador del tema, afirma que según estudios comparativos (en los que ha participado) entre distintas metrópolis en el mundo, el resultado fue que la ciudad de la eterna primavera es la que más presenta esta actividad en el mundo.

Según el investigador, la zona más vulnerable es en la frontera entre Envigado y el Poblado. Cerca de ella, en un sector de San Lucas, cayó la semana pasada un rayo que causó daños en tres propiedades. Una de las habitantes relató que la descarga eléctrica quemó en su casa: un televisor, el módem, el teléfono, el citófono de la portería y la puerta eléctrica de la entrada de su propiedad. En la casa de su mamá, que está a escasos metros, dañó el horno microondas, y en la de una vecina también causó perjuicios.

El director de Dagrdr, Camilo Zapata Wills, menciona que según Carlos David Hoyos, gerente del sistema de alertas tempranas de Medellín, Siata, la ciudad no es la primera, pero sí está entre las tres del mundo.

Por eso, la recomendación del Dagrd es que si estamos en una zona que es conocida como vulnerable, los ciudadanos tienen que tomar algunas medidas durante las tormentas eléctricas y buscar sistemas que eviten incidentes en el hogar.

Para Horacio, esta actividad se presenta en la ciudad por su ubicación, desplazamiento de viento, montañas, orografía y concentración de minerales en suelo y subsuelo. “Hace una semana se publicó que el Lago de Maracaibo es la zona donde caen más rayos en el mundo. Pero la zona del Catatumbo, que está en el departamento de Santander, también lo es, y justo va hacia Mérida y al Lago de Maracaibo. Toda esa parte entre ambos países es la de más alta actividad de rayos en el mundo”.

En las ciudades, dice el investigador, las empresas del Estado deben ser responsables socialmente y trabajar en proyectos que ayuden a prevenir, predecir y proteger. “Nada los atrae ni los previene”, afirma Torres sobre los rayos, dice que eso está comprobado científicamente, pero sí se pueden evitar incidentes.

Según información suministrada por el Dagrd, pueden predecirse las tormentas eléctricas, pero no el lugar exacto donde caerá el rayo, ni el momento. Los riesgos que puedan correrse durante una tormenta son responsabilidad del dueño de la propiedad, y son mayores cuando no cuenta con un sistema efectivo de prevención y está en zonas abiertas.

No obstante, Torres afirma que hay equipos que pueden predecir los rayos con media hora de anticipación y pueden integrarse con otros sistemas para crear alertas en zonas con mayor vulnerabilidad. El investigador indica que la prevención empieza en casa pero también necesita un respaldo institucional.

El Dagrd y el profesor investigador Horacio Torres Sánchez dan las siguientes recomendaciones en caso de tormenta eléctrica:

No estar al aire libre, estar en dentro de la vivienda, ojalá alejado de puertas y ventanas.

Alejarse de aparatos que usen energía eléctrica.

Es conveniente desconectar los electrodomésticos, ya que es por la red eléctrica por donde viaja la corriente del rayo y provoca el daño en estos.

No estar en contacto con el suelo.

Bajar los breques de la propiedad en caso de que los rayos sean cercanos.

Evitar piscinas y eventos al aire libre como partidos de fútbol.

En general, durante las tormentas hay que estar en sitios cubiertos y evitar lugares desprotegidos.

Evitar estructuras metálicas de gran proporción en balcones, terrazas o cerca de la casa.

Alertar sobre la existencia de postes o árboles deteriorados cerca a la vivienda.

“No hay riesgo más alto que poner un pararrayos”, dice Horacio. “Cuando el rayo cae y el este lo recibe baja buscando tierra y crea un campo electromagnético que hace daños a su alrededor, todo sale perjudicado, por eso, no instale pararrayos, use sistemas integrales de protección”.

Fuente:  El Colombiano