Ayer 40.000 personas gozaron, sufrieron y disfrutaron en la tarde – noche del domingo de un emotivo partido protagonizado por el rojo antioqueño y el recién ascendido Jaguares de Córdoba.

Todo era fiesta:  El segundo partido de local del poderoso, tribunas llenas, la entrega de las camisetas Todos en Uno y el banderazo convocado desde las redes sociales hacían pensar en una tarde redonda para toda la hinchada.

Pero en el fútbol no siempre el que prepara la fiesta es el que goza, y Jaguares, bien parado en la cancha paralizó las tribunas del Atanasio adelantándose en el marcador por intermedio de Denis Gómez (23 PT) poniendo el 0 – 1.  Mientras la gente en las tribunas no lo podían creer Deiver Parra (26 PT) ponía el segundo que cayó como baldado de agua fría a propios y extraños.  De ahí en adelante, todo fue un monólogo rojo, Medellín ataque y ataque, con todas las variantes, mientras el arquero visitante se consolidaba como una de las figuras del encuentro.  Pero tanto va el cántaro al agua que al fin se rompe, hasta que por fin, en el último suspiro del primer tiempo, Cristian Marrugo descontó para irse a los camerinos con un 1 – 2.

Comenzó el segundo tiempo con un Medellín arroyador, con variantes ofensivas, con fútbol vistoso, pero con la suerte en contra.  Caicedo, el mas incisivo de los locales, negado con el arco, casi hace el gol del torneo, pero el travesaño le negó la posibilidad.  Pero como al que le van a dar le guardan, Marino García, con un gol en propia meta, en un tiro libre cobrado por Marrugo, le entregó el empate al local y el delirio a la tribuna.

Al final el fútbol no alcanzó y el Medellín se tuvo que conformar con el empate, Jaguares se llevó mucho para tan poco y los hinchas salieron, una vez mas, con el sinsabor de tener un gran equipo, con entrega y fútbol vistoso, pero sin los 3 puntos en el bolsillo.  Ojalá para la próxima, al rojo paisa le alcance y se quede con los tres puntos.

Asistencia:  36.844 Espectadores.  Figura del Partido:  Cristian Marrugo.