Terminó ayer la Fecha No. 18 de la Liga Águila.  Para Antioquia, parcialmente Nacional, Medellín y Envigado se encuentran clasificados.  Rionegro, todavía conserva esperanzas.

Este es el resumen de la fecha:

Se jugaron 10 partidos, que dejó un saldo de 22 goles, muchos de gran factura.

Cada vez falta menos para conocer los ocho clasificados a los ‘play-offs’, y Chicó mantiene las esperanzas de quedarse en la A.

En Medellín, lo juveniles de Nacional le dieron una alegría a su afición en el “Día del hincha ‘verdolaga’”, mientras que Diego Cocca perdió su invicto como local.

Lo bueno

Con la victoria conseguida en el Atanasio, Nacional casi que aseguró su clasificación en los cuadrangulares, pues suma 32 puntos. Con una nómina juvenil, Bernardo Redín pudo obtener la victoria sobre Patriotas por 2-1.

posiciones-aguila

Bucaramanga también ganó con solvencia y se ubicó en la segunda posición de la tabla, obteniendo una ventaja considerable sobre sus rivales. Los ‘leopardos’ tienen 31 unidades y casi que tienen un lugar en las finales.

Chicó volvió a ganar en la Liga y siguen vivas sus aspiraciones de mantener la categoría. Con la victoria por 2-0 sobre Huila, los ‘ajedrezados’ aún tienen posibilidades matemáticas para no descender al Torneo de la B.

En el Palogrande, Medellín volvió al triunfo, lo hizo por 1-2 sobre Once Caldas, y Leonel Álvarez podrá trabajar tranquilo con lo mostrado en el terreno de juego por sus dirigidos. Además, el ‘poderoso’ sumó 30 puntos y está cerca de la clasificación.

Lo malo

La frívola derrota de Millonarios, en Techo, contra Equidad por 1-2. Con un partido menos, los ‘embajadores’ están fuera de los ocho, además, el equipo se vio desordenado en la mitad del campo en este compromiso.

El mal rendimiento de Santa Fe frente a un descendido Fortaleza, que terminó empatando 1-1. Los de Gustavo Costas sufrieron para sumar un punto en Bogotá, pero su desempeño dentro del terreno de juego, es lo que más preocupa a sus hinchas.

Lo feo

Lo que debía ser una celebración para los hinchas de Millonarios, pues volvían a ver a su equipo en Bogotá, luego de lo ocurrido en el juego contra Bucaramanga, terminó empañado por la mala actuación de un sector de la tribuna, en Techo. Algunos aficionados capitalinos lanzaron objetos al arco que custodiaba Diego Novoa y el juego estuvo a punto de finalizarse antes de tiempo.