Como bien advierte la periodista Adriana Cooper, en su columna de El Colombiano, las ratas se han vuelto un problema de salud pública en la ciudad y es hora de tomar medidas al respecto.

Si algunas vez se ha dado una vuelta por el parque del poblado en horas de la noche, sabrá de que le hablamos.  Es repugnante, para muchos ciudadanos, la cantidad de roedores que se pasean por el sector y que ponen en peligro la salud de los habitantes, ya que es sabido la gran cantidad de infecciones que estos animales transportan.

Parque del poblado (Noche)

El poblado no es el único sector afectado, también se reportan casos de plaga en sectores como Barrio Colombia, Laureles, y en inmediaciones de los bajos del Metro en la estación San Javier.

El dilema se presenta a la hora de tomar la decisión de cómo combatir la plaga, pues usar un veneno irresponsablemente podría traer para la ciudad más consecuencias por la posible intoxicación no sólo de las personas, sino también de otras especies animales necesarias para mantener el ecosistema.

Por lo pronto las autoridades dicen que están tratando el tema con el apoyo del cuerpo de bomberos de la ciudad y el Departamento de Gestión de Riesgos. Sin embargo, y como propone Cooper, sería hora de pensar en campañas de educación y establecer políticas para erradicar estas plagas, antes de que el problema se nos salga de las manos.