A continuación les dejamos dos artículos acerca de las estafas en Internet mas conocidas, no sea incauto y siempre desconfié.

2


Aunque el presente documento tiene algunos años de redactado, las estafas aquí expuestas siguen siendo completamente vigentes, y sorprendentemente son muchos los incautos que son victimas a diario.

Son muchas las personas que aun creen que existen formas fáciles y rápidas de hacerdinero. Aun creemos que existe gente que da sin recibir. Debemos tener claro que “nadie hace ricos quedándose pobres”.

La única forma segura de hacer dinero es trabajando duro, documentándose e investigando antes de tomar decisiones. No existe el éxito súbito y sin esfuerzo, pues hasta para hacer una estafa hay que ser creativo y trabajar fuerte.

Cada día escuchamos o leemos noticias más o menos escandalosas sobre los fraudes que se producen en Internet. Un aluvión de información, muchas veces bastante poco concreto y distorsionado por el desconocimiento de la mayoría de los periodistas, pero que provoca un fuerte impacto de consecuencias muy dañinas para la credibilidad de la Red y de cuantos operamos en ella.

Es cierto que se producen estafas, aunque no son únicamente los cibercomerciantes los responsables, ya que también hay muchos internautas que se aprovechan de las deficiencias legales existentes en el comercio electrónico para sacar partido ilegal de ello. Tan sólo hay que ver lo sucedido en mayo de este año 2000 cuando American Express anunció oficialmente que dejaba de prestar servicio de cobro on-line a los sitios web para adultos (léase pornografía) porque las anulaciones de los cargos en sus tarjetas había superado la cifra del 40% de las transacciones. Dicho de una forma más clara, casi la mitad de los visitantes que pagaban con tarjeta American Express para acceder a sitios de sexo, al día siguiente ordenaban a su banco que anulara el cargo, algo que es perfectamente posible si la transacción no se ha realizado bajo protocolo SET, el único que por llevar aparejada la autenticación del titular de la tarjeta no permite el repudio de la transacción.

Pero hoy vamos a hablar de los fraudes cometidos por los comerciantes (o lo que sean) que operan en la Red, porque hace unos días la Federal Trade Comission (Comisión Federal del Comercio) de EE UU ha decidido ponerse manos a la obra y legislar sobre esta materia, habida cuenta del elevado número de quejas que están recibiendo de los ciberconsumidores.

Al margen de otras actuaciones de índole legal que se producirán como consecuencia de la acción conjunta de la FTC, organismos judiciales, industriales y asociaciones de consumidores, como primera medida se ha hecho pública la lista de los 10 fraudes más frecuentes que se producen en la Red, con el fin de alertar a los internautas para que no se dejen engañar.

Son los siguientes:2

1. Fraudes en subastas.
Después de enviar el dinero en que se ha adjudicado la subasta, se recibe un producto cuyas características no se corresponden con las prometidas, e incluso un producto que no tiene ningún valor.

2. Timos de ISP (Proveedores de Servicios de Internet)
Es bastante frecuente que los clientes poco expertos suscriban contratos on-line sin haber leído el clausulado, por lo que pueden encontrarse amarrados a un contrato de larga duración del que no pueden salir si no es pagando fuertes penalizaciones por rescisión anticipada. Otro caso frecuente es que los ISP que registran nombres de dominio lo hagan a su propio nombre, para así tener enganchados a los clientes que no pueden abandonar su servicio porque perderían su nombre de dominio.

3. Diseño/Promociones de sitios web
Suelen producirse cargos inesperados en la factura del teléfono por servicios que nunca se solicitaron ni contrataron.

4. Abuso de tarjetas de crédito
Se solicita el número de la tarjeta de crédito con la única finalidad de verificar su edad, y posteriormente se le realizan cargos de difícil cancelación.

5. Marketing Multinivel o Redes Piramidales
Se promete hacer mucho dinero comercializando productos o servicios, ya sea uno mismo o los vendedores que nosotros reclutamos, pero realmente nuestros clientes nunca son los consumidores finales sino otros distribuidores, con lo que la cadena se rompe y sólo ganan los primeros que entraron en ella.

6. Oportunidades de Negocio y Timos del tipo “Trabaje desde su propia casa”
Se ofrece la oportunidad de trabajar desde el hogar y ser su propio jefe enseñando unos planes de ingresos muy elevados. Claro que para empezar es necesario invertir en la compra de alguna maquinaria o productos que jamás tienen salida.

7. Planes de Inversión para hacerse rico rápidamente
Promesas de rentabilidades muy altas y predicciones financieras con seguridad absoluta sobre extraños mercados suelen encubrir operaciones fraudulentas.

8. Fraudes en viajes o paquetes vacacionales
Consiste en vender viajes y alojamientos de una calidad superior al servicio que realmente le prestarán en su destino, y también pueden cargarle importes por conceptos que no se habían contratado.

9. Fraudes telefónicos
Un sistema bastante extendido en los sitios de sexo consiste en pedirle que se baje un programa y lo instale en su ordenador para que le permite entrar gratuitamente en la web. Pero lo que sucede es que, sin que usted lo sepa, el programa marca un número internacional de pago a través del cual se accede a la web, por lo que mientras usted se divierte viendo fotos y vídeos su factura telefónica se incrementa a velocidad de vértigo.

10. Fraudes en recomendaciones sanitarias
Recetas milagrosas para curar cualquier enfermedad se encuentran frecuentemente en la Red, la mayoría de ellas sin ningún respaldo médico o control de autoridades sanitarias, por lo que aparte de ser una estafa, ya que no producen los resultados prometidos, pueden incluso suponer un riesgo adicional para la salud del enfermo.

Como puede verse, no hay mucha diferencia entre lo que hacen los estafadores en Internet y lo que se ha estado haciendo en la vida real durante muchos años. La única diferencia es que en la Red las cosas pueden hacerse sin dar la cara, por lo que el riesgo es menor y desaparecer mucho más sencillo.
La receta para no caer en las manos de estos siniestros personajes: comprar exclusivamente en sitios web de confianza, y huir como de la peste de aquellos que ni siquiera dan su dirección real o su número de teléfono.

Fuente: Albanova.com


Con gangas en la web y cuentas de Facebook engañan a incautos. Dijín recibe 7 denuncias diarias. 

2Use la lógica. Nadie regala nada, más aún si no ha participado de alguna campaña o promoción”. Ese consejo que aparece en el ‘CAI virtual’ de la Policía y que parece obvio es el que no siguieron miles de personas que cayeron en las redes de timadores que pululan en la web.

Frente a la Semana Santa, una de las temporadas vacacionales más largas, los ciberdelincuentes están dedicados a enviar correos falsos en busca de incautos que esperan gangas de tours, tiquetes y alquiler de fincas.

Según la Dijin diariamente en el país se reciben siete denuncias de personas estafadas por Internet.Tan solo el año pasado se investigaron 2.766 casos y este año ya van 485.

Las autoridades reconocen que hay un subregistro y que muchos prefieren no denunciar, en algunos casos por pena, y asumen en silencio las pérdidas ocasionadas por los estafadores. Eso le pasó a una familia bogotana que en diciembre decidió alquilar una casa quinta en cercanías de Girardot después de recibir una oferta por Internet. Se comunicaron con el teléfono que acompañaba el mensaje y hasta recibieron fotografías de la espectacular finca. Pero después de que consignaron casi un millón de pesos en una firma de giros, nadie volvió a contestar. Esa modalidad de estafa es conocida como ‘turinet’, una de las nueve que ha detectado la Policía.

Según un informe de Norton Symantec, el año pasado la mitad de los usuarios de redes sociales en Colombia cayó en alguna trampa virtual (enlaces infectados, videos con virus o invitaciones falsas). Las pérdidas por delitos en la red rondaron los mil millones de pesos.

La modalidad más común sigue siendo la estafa por compras vía Internet. Aunque los portales dedicados a la intermediación de compras online advierten de los riesgos frente a ofertas dudosas, nunca faltan los incautos. “Buscan que la víctima haga una consignación previa, usualmente a empresas de giros y no a cuentas bancarias, que son más fáciles de verificar”, dice un investigador de la Dijín.

En una semana, una bella joven que dijo vivir en Londres logró que un músico bogotano, al que había contactado por Facebook, le consignara $ 7 millones para iniciarse en el negocio de traer al país equipos de alta tecnología. Para ganarse su confianza, ella mencionó nombres de amigos en común y sitios en los que supuestamente había coincidido con el músico, información que obtuvo de la misma red a través de lo que los expertos de la Policía llaman ‘ingeniería social’: el rastreo de datos que la víctima publica en su perfil.

Otra de las modalidades en alza son las falsas bolsas de empleo en el exterior. Así han caído médicos, ingenieros y técnicos, que con el sueño de conseguir un empleo pagan por supuestos costos de exámenes y de trámites de visas.

Lo que está quedando en evidencia es que están acudiendo a estrategias más elaboradas. La semana pasada, la Policía atendió a un profesional al que le habían prometido un cargo en una empresa en Panamá. “Para dar visos de credibilidad, diseñan páginas web que parecen reales e inclusive ponen a gente a contestar en los teléfonos que aparecen en sus páginas”, explica una fuente.

Otra de las denuncias fue el caso de una mujer de 40 años que consiguió pareja a través de Internet. Los estafadores entablaron la relación virtual y después de un tiempo, cuando el novio iba a venir de Estados Unidos por ella, la mujer recibió un correo electrónico de un supuesto abogado que le notificaba la sorpresiva muerte del pretendiente y la noticia de que había un seguro de vida a su nombre. Ella había remodelado la casa para recibirlo y, en medio de su decepción, aceptó consignar en dólares una suma cercana a los dos millones de pesos, para los trámites del cobro de la póliza. Desde entonces, nadie volvió a contactarla.

Tome medidas de seguridad

Puede evitar ser víctima en la web siguiendo estos consejos

Si va a realizar compras ‘online’, cerciórese de que las páginas cumplan dos requisitos: que comiencen por https:// en lugar de http., y que en la barra del navegador aparezca el ícono del candado cerrado. A través de este se puede acceder a un certificado digital que confirma la autenticidad de la página.

Desconfíe de aquellos correos en los que entidades bancarias, compañías de subastas o sitios de venta le solicitan contraseñas o información confidencial, etc.

No reenvíe mensajes de cadena. Son usados para captar las direcciones de correo de usuarios a los que posteriormente les envían virus, falsas ofertas, etc.

2

El ‘CAI virtual’

La Policía creó el ‘CAI virtual’ para asesorar a cibernautas. Contáctelos en www.ccp.gov.co

REDACCIÓN JUSTICIA
[email protected]