Foto: Jhon Alexander Chica Yara
Foto: Jhon Alexander Chica Yara

En barrios como El Trianón, La Paz, Alcalá y Villagrande los ciudadanos denuncian una proliferación de hurtos a personas y a residencias. Por ese motivo, 100 policías llegaron a reforzar la seguridad y se aumentaron los cuadrantes.

“Ya en Envigado uno no se siente en casa, te persiguen, te atracan, te intimidan, la seguridad viene desmejorando notoriamente y es evidente que la Alcaldía no tiene una respuesta efectiva para combatir la delincuencia”, así describe Julián Rincón la situación que vienen padeciendo él y sus familiares en ese municipio del sur del Valle de Aburrá. 

- Publicidad -

Rincón denuncia que a su hermano se le acercaron tres tipos en un taxi en el sector conocido como Calle Basura, dos de ellos se bajaron y lo intimidaron con armas de fuego, lo hicieron salir de su carro: “Le dijeron que se bajara rápido y que a dos cuadras le dejaban el vehículo. Aunque al carro no le pasó nada, sí le robaron un portátil, la chaqueta de cuero, un reloj y el celular”, asegura el familiar de la víctima, quien también ha sido perseguido por los ladrones y en varias ocasiones ha logrado huir. 

Mateo Posada es un habitante del conjunto residencial Villa Santa Teresa, ubicado en el sector Villagrande, él ha sido atracado en dos ocasiones.  “Estaba llegando a mi casa y un tipo me abordó y me dijo que le mostrara el celular, iba a salir corriendo para pedir ayuda en la portería y el ladrón me alcanzó, me mostró un revolver y me dijo que no hiciera nada, que le tenía que entregar el celular, no me quedó más opción que obedecerle”.

Dos días después del primer robo Posada iba a ingresar a su casa por la otra portería de la unidad residencial: “Sentí que alguien me estrujaba contra la malla de la unidad y me metía la mano al bolsillo, cuando miré era el mismo tipo de la vez pasada. Esta vez iba acompañado por un cómplice en una moto, me quitó otro celular y el dinero que tenía. Llegué a pensar que tenía ladrón propio. Ya había atracado a varias personas en ese lugar”. 

Mateo cuenta que fue a denunciar los robos ante la Policía, pero le respondieron que por ser de menor cuantía no tenía incidencia. “Para qué va uno a perder tiempo denunciando si al final no hay una respuesta positiva. Lo grave es que por esos robos de menor cuantía muchas personas resultan muertas”, asegura Posada, quien también se pregunta: ¿es necesario que hayan muertos o que los robos sean muy grandes para que las autoridades hagan respetar a sus ciudadanos? 

Según el coronel Javier Alexánder Parra Prada, comandante del distrito seis sur de la Policía Metropolitana, “en este momento no miramos el valor del hurto, sino al ciudadano que está reportando un hecho, y es ahí donde la Policía se está focalizando: en atender esos casos menores que son los que nos generan esa percepción de inseguridad”. 

La sensación de inseguridad en el sector de Villagrande es tanto que, según Mateo, han intentado armar una red de cooperantes: “Ya teníamos comprados unos radios, porque sentimos que los cuadrantes no estaban funcionando, se estaban quedando cortos de policías, en zona dos somos unos 4.000 habitantes y sólo hay dos uniformados”. 

 

 Reforzar la seguridad 

 

Según el coronel Parra Prada, a raíz de esa problemática a Envigado llegaron 100 nuevos policías para reforzar la seguridad. Además, de trece cuadrantes se aumentó a 24. “Al ser estos más pequeños la Policía puede trabajar más focalizada y de la mano con la comunidad. Se han presentado casos de afectación a la seguridad ciudadana, pero de igual manera, se han mejorado los operativos con las capturas y el trabajo conjunto con las unidades residenciales y los comerciantes”. 

Por otro lado, según el oficial, en el transporte público de Envigado se viene adelantando una estrategia de seguridad: “El Policía se para en un semáforo y se sube con cinco uniformados a un bus, hace requisa y se baja en el siguiente paradero”. 

Tatiana Balbín, periodista de Teleantioquia Noticias, cuenta que justo el Día del Padre, que cayó el 22 de junio, cuando regresó de trabajar a las nueve de la noche a su casa, encontró que habían entrado a robar: “La cerradura del balcón estaba totalmente dañada, sacaron los televisores, los computadores, desordenaron todo el closet y se llevaron dinero de mi papá”. 

La periodista cuenta que cuando la Policía llegó al lugar les dijeron que hiciera el denuncio en la Fiscalía de Caribe, allá le dijeron que no le podían colaborar hasta el día siguiente que estuviera un funcionario de la Fiscalía de Envigado. Ese lunes festivo 23 de junio, ella madrugó a la Fiscalía: “allá me dijeron que no podían colaborarme porque sólo atendían emergencias y capturas”. 

El jefe de denuncias de la Fiscalía de Medellín, dice que Tatiana fue a la Unidad de Reacción Inmediata, URI, allí solo atienden urgencias de lunes a viernes, de ocho de la mañana a cinco de la tarde. El funcionario explica que se considera un caso urgente cuando el fiscal acompañado de un policía judicial pueden producir una captura porque se conoce dónde esta el elemento hurtado y las personas responsables. Igualmente, si el hecho sucede un sábado o domingo deben esperar el día hábil para acercarse a denunciar, que fue lo que por impotencia y quizás rabia, no hizo Tatiana. 

Existe otro mecanismo virtual para denunciar sin que el afectado tenga que esperar el día hábil o pedir permiso en su trabajo, lo puede hacer a cualquier hora del día y sin hacer filas en las salas, ingresando a la página www.seguridadenlinea.com “eso nos llega a la Físcalia y al correo del afectado le llega una copia de la denuncia. Luego, procedemos con la investigación, es como si viniera acá a denunciar, va a tener el mismo trámite ante un fiscal”, asegura el funcionario de la Fiscalía. 

Tatiana asegura que hoy no existen investigaciones sobre  el hurto del que su familia fue víctima porque no hizo la denuncia, explica que aunque la quiso hacer, se cansó de pelear con las autoridades para que la atendieran y no encontró una respuesta, por lo que al final desistió. 

Según el coronel Parra Prada, se han identificado que al municipio de Envigado vienen personas de Medellín y de otras partes del país a hurtar apartamentos y personas, “que lastimosamente nos ha afectado en ese sector, (El Trianón) pero a raíz de la información ciudadana ya tenemos 42 capturas por orden judicial por distintos delitos, seis de ellos por robo de viviendas”. 

También, según el alto oficial, se vienen haciendo unas charlas para los habitantes de los conjuntos cerrados y con las Juntas de Acción Comunal en las que capacitan a la comunidad sobre los cuidados que deben tener cuando dejan las casas solas y se les enseña cómo operan los delincuentes para que tomen las medidas de prevención, esta metodología, implementada por la Policía, se denomina escuelas de seguridad ciudadana. 

Según Luz María Restrepo, secretaria de Gobierno de Envigado, de la situación de inseguridad en el barrio El Trianón ya han tenido conocimiento mediante las reuniones que han sostenido con la comunidad afectada. Frente a eso, se está implementando un plan de trabajo con patrullas del cuadrante, una reacción motorizada, control a motos de alto cilindraje, se hacen retenes con la Secretaría de Tránsito y con la Policía. 

Por ahora, los ciudadanos esperan que con el refuerzo policial y las acciones mencionadas, la paz vuelva para que se puedan sentir como en su casa. 

Tips de seguridad

Según el coronel Parra Prada, al dejar la casa sola se debe avisar a la Policía del cuadrante para que esta haga rondas por el sitio. Para reforzar la seguridad en viviendas aconseja invertir un poco más en elementos que garanticen la seguridad: “poner cámaras y rejas donde amerite para no ser vulnerados en sus residencias, fortalecer las chapas”. Por otro lado, el oficial invita a la comunidad a asistir a las reuniones que se hacen para integrar  los frentes de seguridad, allí los vecinos se unen para crear una alarma comunitaria e informan a la Policía sobre situaciones concretas de inseguridad que permitan a las autoridades tomar las medidas necesarias. “Es lo que llamamos la trilogía de la seguridad, donde participan las autoridades, la Policía y la comunidad. Para evitar ser estafado mediante la llamada millonaria, las autoridades aconsejan enseñarle a las empleadas domésticas y los niños a desconfiar de llamadas en las que soliciten dinero para liberar familiares, lo que deben hacer es llamar al 123 para informar. Según Luz María Restrepo, secretaria de Gobierno de Envigado, para este municipio está disponible la línea telefónica 2776666, en la que los ciudadanos son atendidos las 24 horas en caso de cualquier emergencia, ya que integra los servicios de Policía, Tránsito y Bomberos. Además, la Inspección de Permanencia, ubicada en la carrera 43A, atiende cualquier denuncia desde las cuatro de la tarde hasta las tres de la mañana. 

Otra modalidad de hurto a residencias

Las autoridades de Policía de Envigado invitan a la comunidad a tener cuidado con una modalidad de robo a las casas conocida como la llamada millonaria, que se ha venido incrementando en esa localidad y algunos barrios de Medellín. Por lo general, las víctimas son los niños, o las señoras del servicio. ¿Cómo ocurre? Llama una persona y se hace pasar como miembro de la Policía, la Sijin o del CTI, “les dice que un familiar suyo se encuentra detenido y que si no le envían las joyas, la plata o lo que tengan de valor va a quedar preso en la cárcel”. En medio del temor por la presunta detención de su familiar, la empleada doméstica o el menor buscan las cosas de valor y se las entregan al delincuente en algún lugar acordado cerca a la residencia. “Al rato aparece el familiar que le habían hecho creer que estaba detenido y es ahí cuando se dan cuenta que los engañaron”, cuenta el coronel Parra Prada.

 

Por: Héctor Javier Barrera Palacio

El Mundo