El pasado 3 de agosto vivimos juntos la cuarta integración de la familia Solo Paisas. Fiesta en familia, juegos, solidaridad, cuentería, y el placer de estar juntos celebrando lo orgullosos que nos sentimos de ser antioqueños, de haber nacido en esta tierra de montañas y flores.

En lo personal, nos sentimos felices de ver gente que cree en la gente, indiferente de edades o credos, compartimos las mismas costumbres y las trasladamos de generación en generación. Cuando niños, jóvenes y adultos comparten un mismo motivo que los hace felices, se puede pensar que ha valido la pena nacer en este pedazo de tierra, a Antioquia la hace grande su gente, ustedes.

Contamos ese día con la compañía de la corporación Viva Palabra, que con sus cuentos amenizaron la tarde haciéndonos recordar la tradición oral de nuestros antepasados. Mitos y leyendas con las que por generaciones hemos crecido todas las personas en Antioquia: La llorona y La pata sola, fueron algunos de los relatos que pudimos revivir aquella tarde dominical donde, rodeados de gigantes hechos de flores, compartimos todos alrededor de la palabra, como si estuviéramos escuchando a nuestros abuelos.

Conservar nuestra tradición es la mejor herencia que le podemos dejar a nuestros hijos. Por eso emociona ver a nuestros pequeños contagiarse de la alegría de lo simple: saltar cuerda, tirar trompo, hacer pompas de jabón y animales con globos, correr al aire libre, descontaminarse de la tecnología. Acercar a nuestros niños a las actividades mas sanas y tradicionales, es algo que no tiene precio y que la familia de Solo Paisas tiene por cualidad.

Queremos destacar el aspecto solidario: tengamos mucho, poco o nada, esta familia se destaca por ser dadivosa. Cumplimos con creces el propósito que nos propusimos: más de 70 kilos de comida para los animales y 100 mil pesos en ayuda económica, además de otros implementos, destacando las donaciones que nuestros paisanos en el exterior hicieron llegar. Igualmente se recogieron más de 60 litros de agua para ayudar a nuestros hermanos en la Guajira que hoy por hoy atraviesan una grave crisis ambiental. Gracias a todos por su solidaridad.

Resaltamos el gran sentido de familia que tiene nuestra comunidad. Sin importar quién es, de dónde viene y para dónde va, compartimos con la persona que tenemos al lado, sin prejuicios. Muchos de ustedes llevaron comida, juegos y actividades para compartir, y ahí radica la unión de nuestra comunidad.

Solo nos queda agradecer, primero a todos los asistentes por su participación y confianza en este grupo de trabajo. Segundo a nuestra recreacionista estrella, Cata Mesa, quien hizo que la tarde fuera mucho más alegre. También a la corporación viva palabra por su gran labor rescatando nuestra tradición oral. A todos y cada uno de los que aportaron solidariamente para las causas que propusimos, a Felipe Valencia creador de esta comunidad, y todos ustedes por hacer parte de ella.

Gracias, familia.

Ver Mas Fotos