Palacio_de_Bellas_Artes-Medellin

“Faltaban pocos meses del año de 1910, y José A. Gaviria, que era el Presidente de la Sociedad [de Mejoras Públicas] entonces, dijo en una sesión, que deseaba dejar el recuerdo de la creación de algo estable y de un interés diferente del enteramente material… como base de cuantas mejoras ideemos y para extender el sentimiento de la necesidad de conseguirlas, es indispensable crear el Instituto de Bellas Artes. ¿Quieren ustedes que declaremos que se ha creado? Hubimos de contestar que sí. Y esta palabra tan sencilla fue mágica palabra, una especie de fiat lux, que produjo resultados inmediatos”.

Francisco Antonio Cano
El Espectador. Medellín 27 de Marzo de 1917

El Instituto de Bellas Artes fue fundado como “Escuela de música, pintura y escultura”, el 26 de septiembre de 1910 por la Sociedad de Mejoras Públicas de Medellín.

Fueron sus primeros profesores los Maestros Jesús Arriola, eminente músico español, y Francisco Antonio Cano, una de las mayores glorias de la plástica colombiana, quienes dictaron las primeras clases gratuitamente.

En la actualidad, se cuenta con una nómina docente de muy alto nivel estético, que asegura la formación de elevados criterios en el quehacer artístico. Más de 1.700 alumnos y gran cantidad de egresados ilustres son testimonio de la calidad y trayectoria de la institución.

Por sus aulas han pasado, como profesores o estudiantes, los más importantes artistas que han vivido en Antioquia. Entre ellos podemos nombrar en la plástica a Eladio Vélez, Pedro Nel Gómez, Humberto Chávez, Emiro Botero, Ramón Vásquez, Ricardo Rendón, Rodrigo Arenas Betancur, Horacio Longas, Fernando Botero, Débora Arango, entre otros.

Con más de 100 años de tradición, El Instituto de Bellas Artes de Medellín es sin duda patrimonio de la ciudad, formaora de artistas y creadora de sensibilidades que a los largo de tanto tiempo han ayudado a contarnos a través del arte.

“Bellas artes le ha aportado al desarrollo de la educación y la cultura de Medellín, con un impacto departamental, nacional e internacional. Después de un siglo se mantiene vigente y viable y hoy es un baluarte cultural y artístico en la ciudad”, concluye su rector, Mauricio Molina.