Nos encontramos ante una de las fotografías del año, tomada por Martin Le-May, un habitante del este de Londres. Se encontraba en un parque de Essex cuando de repente vio a dos animales en pleno vuelo, con una mustela (un hurón enano) a lomos de un pájaro carpintero, imagen que uno se podría imaginar en cualquier película de Hayao Miyazaki.

Le-May es un fotógrafo amateur, y afirmó que realmente no sabía que estaba ocurriendo. Vio “un destello verde” (el pájaro) y apuntó su cámara, supo que estaba pasando algo raro cuando el ave cayó al suelo. Entonces se percató de que la pequeña mustela estaba intentando morder al pájaro, buscando matarlo y comérselo.

El pájaro pudo deshacerse de su atacante y escapó volando (hasta el final parece guionizado por Disney). Lo que está claro es que nos encontramos con una imagen que difícilmente se repetirá.

La escena continuó así:

213