Amou Haji, de 81 años, vive en la aldea de Dejgah en Irán y no se ha bañado en los últimos 61 años. Este hombre, que vive en medio de la naturaleza que muestra Irán, lleva desde sin utilizar el baño desde los 20 añ0s de edad.

En su juventud, Haji sufrió problemas emocionales y decidió alejarse, informa este medio. Desde entonces vive solo a las afueras de un pueblo persa llevando un modo de vida muy simple. Aparte de no haberse lavado en seis décadas, porque cree estar limpio le pondrá enfermo, su comida favorita es el puercoespín podrido.

Una segunda piel | Foto: antena3.com
Una segunda piel | Foto: antena3.com

Además, cuando necesita un corte de pelo, cuenta «The Daily Mail», simplemente quema su cabello. Una vez, un grupo de jóvenes intento lavarle pero pudo escapar.

Con su barba y el rostro curtido por la roña, Amoo Hadji tiene la apariencia de un viejo ermitaño. La suciedad ha hecho callo y ahora tiene la apariencia de una segunda piel.

No obstante, Hadji no padece ninguna enfermedad a pesar de cómo puede oler o verse tras haber renunciado al agua y jabón a los 20 años.

Hadji pasa los días fumando estiercol de una pipa elaborada con piezas de una cañería de metal y, en caso de tener frío, fuma varios cigarillos a la vez. En casa, duerme en un hoyo hecho en la tierra que se asemeja a una tumba, de acuerdo a la agencia iraní IRNA.