Hace 49 años comenzó la fantasía de luz y color que cada año convierte a Medellín en uno de los destinos turísticos preferidos para visitar en diciembre. Son casi cinco décadas en las que EPM ha concebido, diseñado, elaborado y montado el Alumbrado Navideño de la ciudad.

Leete también: Así será el alumbrado navideño 2016

Por la época decembrina, parte de la ciudad se engalanaba tímidamente con lámparas especiales, gracias a los aportes materiales de la empresa privada, las autoridades y hasta de la prensa. Los habitantes de la Bella Villa “bajaban” a mirar el encendido oficial a las seis de la tarde y a recorrer una y otra vez la avenida La Playa, constituida desde siempre en columna vertebral del decorado navideño.

alumbrado-viejo-medellinPero fue hacia 1967, hace 47 años, cuando EPM asumió la realización de “los alumbrados”, como se les conoce popularmente, y con ellos su diseño, construcción y montaje y, por supuesto, sus costos. Es el más lindo y tradicional regalo que la empresa le entrega a la ciudad, la región y el país, ya que representa uno de los mayores atractivos turísticos para sus habitantes y visitantes en la temporada de fin de año.

En sus inicios, la iluminación navideña se ubicaba en las principales vías del centro, como La Playa y Junín, y en parques como Bolívar y Berrío. Con el paso de los años, el colorido se extendió a otros puntos de la capital antioqueña y sus cinco corregimientos: Altavista, San Antonio de Prado, San Cristóbal, Santa Elena y San Sebastián de Palmitas. Además de los parques de los barrios más representativos de la ciudad.

Evolución

De las cadenas de guirnaldas de bombillas amarillas, azules, verdes, rojas y blancas que engalanaban a Medellín en los años 60, el Alumbrado Navideño de EPM ha evolucionado con la instalación de grandes y coloridas figuras tejidas a mano por artesanos, en su gran mayoría madres cabeza de familia.

La tecnología también se ha transformado. Con el propósito de hacer un uso racional de la energía, hoy se emplean bombillas led, que tienen un bajo consumo y, en algunas zonas, se hacen pilotos de paneles solares.

Elementos sensoriales con estructuras que tienen movimiento, espacios que desafían los sentidos con olores y sonidos que recuerdan la época decembrina, proyecciones en 3D, iluminaciones arquitectónicas, fuentes robóticas, postes luminosos en acrílico y performance son otras de las experiencias que se han incorporado en los últimos años, gracias a la investigación y la exploración permanente que hace EPM para poder sorprender a los visitantes.

Otro de los elementos importantes en los cambios que ha tenido el Alumbrado Navideño es la interacción. Desde 2014, la ciudadanía participa con sus ideas en el concepto y diseño. A través de convocatorias en las plataformas digitales de EPM, la gente puede enviar sus propuestas sobre la decoración, las cuales son retomadas por los diseñadores de la organización y, con base en ellas, cocrean el proyecto.

Entre tanto, desde 2013, el Alumbrado Navideño amplió sus fronteras para poderse apreciar en las regiones antioqueñas. Con el concurso “Encendamos la Alegría” la empresa reconoce el trabajo en equipo de la comunidad para plasmar su Navidad soñada. Cada año la compañía premia a 14 municipios, entre los que participan en la convocatoria, con un juego de piezas para el Alumbrado Navideño de su parque principal y algunas calles, que incluye el montaje, el mantenimiento, el retiro, el transporte y la energía utilizada. El eje conceptual de cada iluminación es cocreada por los habitantes de cada localidad.

De esta manera, EPM promueve e incentiva el turismo, además de Medellín, en otras zonas del departamento. Son municipios que encuentra en estas fechas una excelente oportunidad para dinamizar la economía y crear nuevos empleos, por el alto flujo de visitantes, quienes tienen una motivación adicional para admirar la belleza de las regiones antioqueñas, en una ruta de la luz que se recorre en familia.