02¡Rusia tiene una nueva heroína!

Masha, una gatita callejera que merodeaba por la ciudad de Obninsk (Rusia) encontró a un bebé de 12 semanas que había sido abandonado en una caja cerca de un contenedor de basura

La gatica evitó que el pequeño muriera congelado, sentándose encima de él. Su calor hizo que el bebé permaneciera con vida y gracias a su maullido el paquete fue descubierto por una vecina. La noche que Masha encontró al pequeño fue una de las más frías del año y en el momento que llegaron las asistencias, no quiso separarse del pequeño en ningún momento. Ahora el bebé se encuentra sano y salvo.