Ramón, un Bulldog Inglés de tres años, murió en un avión de ADA.  La aerolínea responde.

La familia Negrete no sale del aturdimiento que produjo la repentina muerte de Ramón, un bulldog inglés de tres años que murió el viernes pasado durante un vuelo entre Caucasia y Medellín, operado por Aerolínea de Antioquia, ADA, que aterrizó en el aeropuerto Enrique Olaya Herrera.

Según cuenta Vanessa Negrete, dueña de Ramón, intentaron reanimarlo luego que la Aerolínea lo entregara pero ya era demasiado tarde.

“Lo fuimos a recibir media hora antes de que llegara. Se demoraron mucho en la entrega y nos pareció extraño. En vista de eso nos metimos a la pista y vimos cuando mi perrito estaba en el guacal y no se movía. Se había vomitada, defecado y orinado”, narra Negrete.

Y añade: “inmediatamente lo llevamos a una clínica veterinaria en El Poblado pero el médico que lo recibió nos dijo que ya no se podía hacer nada, que el perrito ya había muerto. La vida de mi perrito no tiene precio, por eso nosotros no buscamos una remuneración económica, buscamos crear precedente para que esto no vuelva a suceder porque era un miembro de mi familia”.

Negrete indicó que la aerolínea les manifestó que iba a correr con todos los gastos veterinarios pero que no han recibido ninguna llamada. “Se demoraron en entregarlo, hubiéramos podido hacer algo en la clínica”, concluye.

La necropsia realizada por Clínica Veterinaria El Poblado determinó que la posible causa de la muerte de Ramón fue un edema pulmonar agudo.

El área de comunicaciones de ADA explicó que les ofrecieron ayuda y el pago de los gastos veterinarios pero los miembros de la familia se negaron a recibirla. Sobre las demoras en la entrega que alega la familia, la empresa indicó que para entrega de carga y equipaje se requiere surtir un proceso reglamentado por las autoridades aeroportuariascomo son el desplazamiento de góndolas, que se apaguen los motores de la aeronave, entre otros.

Moño de Luto“ADA les solicitó y ofreció la realización de la necropsia para determinar las causas de la muerte pero la familia se opuso a esta. No comprendemos por qué razón la familia se negó a recibir nuestra ayuda y acompañamiento”, señaló la empresa que detalló que transporta cerca de 820 animales en el año, más de dos diarios y que este deceso es el segundo que ocurre en 14 años de operación.

La Compañía sostuvo que son múltiples las causas de la muerte de una mascota durante el transporte aéreo y que “la mayoría de veces obedecen a causas extrañas o fuerzas mayores que no se relacionan con el tratamiento dado por la empresa transportadora”.

 ADA concluyó ofreciendo condolencias a la familia y acompañamiento durante el duelo por la partida de Ramón.

Tomado de:  Diario ADN – Medellín