Con este polémico fallo, la Corte Constitucional responde a la demanda presentada por estudiantes universitarios de Santander.

Según dos estudiantes de la Universidad Uniciencias de Bucaramanga, la prohibición de ir al trabajo bajo los efectos del alcohol o de sustancia psicoactivas no tenía en cuenta el caso de los drogadictos, reconocidos como enfermos.

Para la Corte, la esencia de la prohibición se mantiene, por cuanto prohibir a una persona que realice sus funciones bajo este estado es constitucional; sin embargo, el fallo añade una excepción en los casos en que la labor del trabajador no se vea afectada por estas sustancias.

Lo que sanciona el fallo no es el consumo en sí mismo, ya que “sería contrario a la intimidad y al libre desarrollo de la personalidad”, sino los efectos que se puedan generar en el correcto desempeño de una labor.

Recuperado de El Tiempo | MILENA SARRALDE DUQUE | 8 DE FEBRERO DE 2017 | Si no se afecta labor, se puede trabajar bajo el efecto de licor