El español paisa, es una variedad dialecto del idioma español, único en su género por su aspecto, tal como se habla en la región Paisa 

El acentuado aislamiento histórico geográfico de la región Paisa hizo preservar en este pueblito, el lenguaje español que trajeron los conquistadores Españoles

El Español Antioqueño es una remembranza y recuerdo de la manera como hablaban los ibéricos conquistadores.

Fonética y morfología

Sus principales características incluyen:

  • El voseo. Tratar a alguien de “vos” (con sus propias conjugaciones) en vez de “tú” o “usted”. Al contrario del resto del país, el voseo es aceptado por los hablantes cultos de la región Paisa.
  • El seseo con /s/ apical. Igual que en el resto de América, el español paisa no distingue los fonemas de coser y cocer. Pero en español antioqueño /s/ se articula de tipo apicoalveolar [s̺], idéntica a la del centro y norte de España y el Sur de Centroamerica.
  • El Yeísmo es típico de la región Paisa. El Lleísmo indica una pronunciación y escritura de [ll] como [y]. Por ejemplo no hay distinción en la manera de decir las palabras ‘cayo’ y ‘lluvia’.

Algunas características

Una característica muy especial del castellano antioqueño es la intensiva utilización de los diminutivos. Como ejemplo, de vez en cuando se escucha diminutivos en -ico. En vez de “garaje sucio”, garajito suciecito, y en vez de “chocolate con queso”, chocolatico con quesito. Importante aquí es el notar que en Colombia no se utiliza casi el “tito”, es decir en vez de decir “un momentito”, el Colombiano y sobre todo el Antioqueño dice “un momentico”.

También son de usanza la palabra o vocablo “¡hombre!”, y la expresión “¡Ave María pues!”. Por ejemplo, los paisas, para coloquiar, dicen “Eh avemaría pues hom’e” (hombre), ante alguna pregunta o tema, una expresión ésta heredada, quizá, de su vocación religiosa.

Tal vez lo que más distingue el español antioqueño aparte del silbido de la s, es el vosear lo cual se utiliza mucho en vez del tutear, en vez de “tu vienes”, es “vos venís”, en vez de “dime tú”, es “decime vos”, en vez de “tú que piensas” es “vos qué pensás” y así por el estilo.

Y acentuar las palabras casí siempre en la mitad.

Lenguaje escrito

En cuanto a lo escrito, el autor favorito que otorga muy buenas pistas sobre el hablar antioqueño o paisa, es el maestro Tomás Carrasquilla.

Indudablemente la geografía abrupta de la región, una de las más montañosas de Suramérica y el mundo, cruzada por las cordilleras Central y Occidental de los Andes, creó inicialmente una barrera de aislamiento natural, la cual dio como resultado una sociedad aislada del resto del país colombiano, una sociedad rural y conservadora que continuó hablando un castellano muy cercano al de los conquistadores del Siglo XVI.

La inmigración procedente del País Vasco y Andalucía, (España), durante el Siglo XVII, que se ubicaría en los territorios de la Región paisa, se aprecia como la que originó el fuerte seseo en el acento de los paisas. La moderna industrialización, los fenómenos masivos de comunicación social, la evolución hacia los servicios y la tecnología, la globalización y la rápida urbanización de la región, han hecho que el acento antioqueño se adapte a las nuevas circunstancias, pero conservando de todas maneras las características originales que lo distinguen.

En el español antioqueño, la marcada tendencia a la pronunciación asentuada de la letra “s”, en muchas ocasiones llega a parecer un silbido, sea cual sea el lugar que la “s” ocupe dentro de la palabra, bien sea al principio, en el medio o al final de la misma.

Para un ejemplo, este último vocablo que hemos escrito, la palabra “misma”, en un lenguaje paisa exagerado sería fóneticamente: “missma”, con una “s” muy fuerte. Esta característica posee ventajas idiomáticas, cuales son la conservación de la pureza fonética y la preservación de la correspondencia castellana entre lo escrito y lo hablado, pues en no pocas regiones de habla hispana la letra “s” se pronuncia a la lijera, si no es que se suprime del todo o aun se cambia por otros fonemas como la “j”, especialmente en las áreas hispanas del mar Caribe y sus inmediaciones.