La noche de este jueves 2 de febrero Catalina Murillo Urrego fue víctima del odio y rencor de sus vecinos, pues, de una manera inhumana fueron envenenados 3 de sus 8 mascotas.

Catalina alcanzó a encontrar a Nico, un Golden Retriever negro, quien murió en mis brazos, porque alcanzó a encontrarlo como con un calambre, pero al ver la cantidad de baba en su boca se dio cuenta que iba a morir y no alcanzó a llegar con el al veterinario.

“Nuestros perritos no habían mordido a nadie, lo único que hacían era jugar, correr, ladrar, pero alguien decidió envenenar nuestros perros” Puntualizó Catalina en este vídeo subido en su cuenta en la red social Facebook.

El periódico El Colombiano informó que del caso ya tiene conocimiento la Policía Ambiental que le prometió a Catalina visitar el predio donde se cometió el envenenamiento e iniciar una investigación. Así mismo, se les hará una necropsia a los animales para conocer qué tipo de veneno les suministraron.

El caso de intolerancia, estipulado por el nuevo Código de Policía y que acarrea penas y multas, se repite una y otra vez en Antioquia. Hace dos meses, entre San Pedro de los Milagros y Entrerríos se denunció el envenenamiento de dos animales.