El significado del nombre Antioquia

0

Sin duda alguna amamos nuestro departamento, nos llenamos de orgullo al decir que somos Antioqueños.

Antioquia es un nombre que cargamos en la espalda, que nuestros padres y abuelos nos enseñaron a amar, pero ¿Te has preguntado de donde viene o que significa?

Acá te dejamos algunos significados y algo de historia.

“Lugar alto donde está la luna, “Monte de oro”, “montaña de oro” o “tierra de oro”. Para otros personas proviene de del termino sirio ANTIOCHIA que viene del griego ANTIOKO que significa “Empujador” y de Antioquia, ciudad Siria que queda sobre el río Orontes.

HISTORIA

Tomado de: Historio Oculta de Antioquia

La ciudad de Antioquia fue fundada por el Mariscal Jorge Robledo un hidalgo andaluz enrolado en los ejércitos españoles. Robledo fundó en las tierras de los ebéjicos, situado al sur de la población de peque, el 4 de diciembre de 1541, la ciudad de Santa Fe de Antiochia.

Como podemos observar los españoles de aquella época hoy los consideraríamos como fanáticos religiosos, por ello, cada fundación tenía un especial ritual de consagrarla al santo de aquel día. De manera que el nombre de Antioquia pudo haber sido empleado por la tradición de bautizar las tierras donde se establecieron en América empleando el santoral, o para mejor decir, las efemérides de los santos de día en que se quería bautizar un lugar.

De igual forma el nombre pudo haber sido derivado de la figurita bizantina de la virgen de Atocha o Antiochia, muy venerada en la península por aquella época, indicándonos que Robledo o alguno de sus acompañantes era devoto de esta virgen.

Por otro lado, Antiokia en Turkia fue la cuna del cristianismo y donde nacieron los primeros Papas de la cultura cristiana, de manera que no es difícil deducir que la razón del nombre de Antioquia a las tierras de Nutabes, Katios y Ebejicos, entre otros, fue producto de la mentalidad católica de los españoles y su devoción hacia la cuna de la cristiandad y sus representantes católicos, como papas, mártires y vírgenes de aquella procedencia.

Existen también otras teorías que no son del todo desdeñables y que es bueno conocerlas pues han suscitado algún interés en determinada época, que pasan desde historias fantásticas a otras más moderadas.

La primera de estas es sobre que el nombre de Antiokia se debe a una palabra autóctona o un topónimo que se encontraba en esta zona, que era también uno de los sistemas empleados por los europeos para refundar ciudades, villas y sitios sobre poblados indígenas que ya estaban consolidados.

Una de aquellas teorías fantásticas nos habla de la presencia de europeos que arribaron a América antes de Cristóbal Colón, quienes venían en busca de oro y plata entre ellos templarios, quienes habrían venido con armenios y caucásicos. Al respecto se menciona que son topónimos precolombinos las voces de: Caucasia, Cauca, Armenia y Antioquia, entre otros.

Así mismo, se encuentra la teoría que relaciona a Antioquia con los vascos, tanto la teoría expuesta por Tulio Ospina que hablaba de que los habitantes indígenas de Antioquia, al momento en que llegaron los españoles eran de los llamados por él “alófilos”, cuya terminología se emplea para designar como “de otro lado”. Según esta teoría los vascos tenían especial conexión con este grupo en Antioquia, quizás en referencia a que el euskera ha sido considerado como una lengua alófila, es decir aislada y por lo tanto sus habitantes se consideren de igual condición.

Pero la versión vasca cuenta con más credibilidad no en la teoría de Ospina, sino en el hecho de que entre los primeros inmigrantes europeos que se establecieron en territorio actual antioqueño, habían un número bastante grande de “vizcaínos” o vascos contratados por ser hábiles navegantes, muy trabajadores y arrojados militares. Fueron estos vizcaínos los que fundaron ciudades como Santamaría la Antigua del Darién, San Sebastián de Uraba, Vitoria y Remedios, quizás entre ellas se encontraba los fundadores de Antioquia. La relación nos llega por medio de la voz vasca “antzokia” que aunque literalmente hoy traduce “teatro”, puede tener alguna semejanza o etimología de origen vasco.

A su vez la relación vasca también nos llega por medio de uno de los vascos universales Iñigo Loyolako, más conocido como San Ignacio de Loyola, quien cambio su nombre euskeriko Iñigo, por el latino Ignacio o Ignatius, en honor a san Ignacio de Antioquia, uno de los primeros mártires del catolicismo romano. Por ello, es posible que la vos Antiochia, Antioquia o Antiokia haya estado muy ligada dentro del colectivo vasco.

Lo que sí es seguro es que se encontraba en el resto de la península ibérica referencias al nombre de Antioquia, por ejemplo las muchas localidades que en España han tomado el nombre de Atocha. Entre ellas, la Basílica de Nuestra Señora de Atocha que se encuentra Madrid y la localidad madrileña llamada Atocha. En San Sebastián, se encuentra el estadio de  la Real Sociedad el equipo vasco de esta ciudad se llama el Estadio de Atocha.

Pero no sólo en la península y en el mundo católico mediterráneo se encuentran referencias a Antioquia, en otros lugares americanos también las podemos encontrar como por ejemplo en Méjico, donde se encuentra el santuario llamado El Niño de Atocha, según cuentan fue una figura traída a la aldea de Fresnillo en Zacatecas por los españoles en 1554.

Si en el mundo latino se tienen noticias relacionadas con Antioquia, en el mundo anglosajón también se pueden encontrar alegorías a esta palabra, al respecto, tenemos que en el Estado de California, en los Estados Unidos existe una ciudad llamada Antioch, una de las más antiguas fundadas en California por grupos de colonos antes de la fiebre del oro. Se cree que le pusieron Antioch dado su filiación a la religión protestante, lo que prueba que la provincia de Antiokia en la actual Turquía es referenciada como uno de los lugares sagrados para la religión cristiana que comparten católicos y protestantes.