Dos esculturas que recuerdan el atentado ocurrido en la ciudad el 10 de junio de 1995, en el que murieron mas de 20 personas.

El pájaro herido fue llamado así después del bombazo y El pájaro de la paz, la réplica que hizo Fernando Botero, a manera de manifiesto contra los criminales que quisieron llenar de miedo a la ciudad.

El Atentado

Una bomba con cerca de 15 kilos de dinamita y llena de metralla para causar un mayor impacto, fue detonada a eso de las 9:20 pm al lado de la escultura de Botero ‘El Pajaro’. En el lugar se llevaba a cabo el festival ‘Yo soy Cartagena’ y una feria artesanal por lo cual departían un aproximado de 300 personas,  en este atentado murieron más de 20 personas y más de 90 resultaron heridas. La gran mayoría de afectados fueron los vendedores de comidas que tenían sus chazitas allí.

Según comunicados, el atentado fue dirigido hacia la escultura como tal y para crear pánico entre los ciudadanos, otros dicen que fue una retaliación del Cartel de Cali por la captura de Miguel Rodríguez Orejuela.

El Pájaro de la Paz

Botero no dejo que retiraran los restos de la escultura dañada y entrego “El pájaro de la paz” d como forma de reparación simbólica de las victimas, también como manera de manifestación contra los criminales, esos que estaban llenando de terror a nuestra ciudad. Botero Manifestó que ‘los Colombianos debemos continuar con la búsqueda de la paz’ e inicio una serie de donaciones a la ciudad, sus gigantescas esculturas y pinturas.

Leéte también Medellín: La ciudad que domó la violencia