Conoce nuestra historia. La historia no contada de los Paisas. En este artículo encontraras  un pequeño documento con varios abre-bocas de capítulos escritos por el autor del libro EL PAISA Y SUS ORÍGENES, con el fin de que las personas se vayan enterando del tema del libro y conozcan mas acerca de la historia Paisa y nuestro origen. Algunos párrafos están escritos tal como lo escribieron los cronistas, en un español viejo, que a simple vista parece mala ortografía y se encuentran entre comillas “”

EL PAISA Y SUS ORÍGENES.‏
(Abrebocas)

 

Capítulo 16

Se ha comentado que no todos los portadores de apellidos Vascos eran de esa etnia; «…sabemos que los tomaron los Judíos para borrar la huella de su origen, pues creían que con ellos estaban libres de persecuciones…» (Mesa p.82); por eso Abrisketa en la lista de apellidos antioqueños «…ha prescindido de los apellidos no euskéricos, aun cuando sus poseedores declaren procedencia geográfica Vasca…» (Abrisketa, citado por Mesa p.83). «…En 1482, Guipuzcoa promulgó un estatuto en el cual se prohibía los matrimonios con Judíos y el asentamiento de Israelitas; Carlos I confirmó el estatuto y Vizcaya siguió su ejemplo en 1511…» (Caro Baroja, citado por Mesa p.85). Cuando los Judíos fueron expulsados de Castilla, muchos se refugiaron en el reino de Navarra; en esa época el País Vasco era pobre y aislado, por eso no tenía nada de atractivo para los Judíos, excepto los astilleros y el comercio que pudieran efectuar a través de sus puertos; tal vez por eso, muchos Judíos pudieron salir de incógnito de España y seguir en barcos Vascos para la América y además venían acompañados con ellos y portando sus apellidos; «…el promedio de inmigrantes Vascos a Antioquia desde principios de la colonia fue alrededor de un 20 por ciento, pero cabe observar, que las cifras corresponden a los vecinos o personas con autorización para venir a las Indias, pero el grueso de la población de Antioquia en el siglo XVI, llegó clandestinamente…» (Mesa p.80).

Capítulo 17

Celoso Belalcázar de sus tierras doradas, lo mandó matar. Hecho que ocurrió en Pácora, en la Loma de Pozo; allí fue ejecutado Jorge Robledo, el Andaluz que quizo fundar la provincia de Antioquia, quitándole tierras a la Gobernación de Pedro de Heredia y a la de Popayán. «…Aquí en este lugar prendió el adelantado don Sebastián de Belalcázar y su capitán y teniente general Francisco hernández Girón al mariscal don Jorge Robledo, y le cortó la cabeza; y también hizo otras muertes. Y por no dar lugar, que el cuerpo del Mariscal fuesse llevado a la villa de Arma, lo comieron los Indios a él, y a los demás que mataron: no embargante que los enterraron y quemaron una casa encima de los cuerpos…» (Cieza p. 79). Murió en la misma región en donde Robledo castigó y martirizó a los indígenas con crueldad. «…El mariscal don Jorge Robledo consintiendo hazer en la provincia de Pozo gran daño a los Indios; y que con ballestas y perros matassen tantos como dellos mataron. Dios permitió, que en el mismo pueblo fuesse sentenciado a muerte y que tuviese por sepoltura los vientres de los mismos Indios: muriendo assimismo el comendador Hermán rodríguez de Sosa, y Baltazar de Ledesma, y fueron juntamente con él comidos por los Indios: abiendo primero sido demasiadamente crueles contra ellos…» (Cieza p. 313).

Capítulo 18

El misionero Aguado conoció por el río Nus a los Amaníes de la gran etnia de los Tahamíes y dijo que «… hay entre ellos señores a quien respetan y temen y obedecen, los cuales son electos en cada pueblo por los moradores o vecinos de él, los cuales, las más veces, eligen en este cargo el indio más emparentado y grave y valiente que hay en aquella república…» (Aguado, Libro 10 Cap. 18 p.103). Ya existía en esta etnia el voto popular y las alianzas; posiblemente los Tahamíes tenían conexiones, parentescos o fusiones con varias etnias; con estos pactos, el accionar de la gente sería más eficaz y las agresiones disminuirían; los caciques aliados se comprometían a coordinar la defensa del territorio y a controlar los trabajos de las numerosas minas de oro que tenían; Vázquez de Espinosa dice que «… las vetas de Acacerí entre Cáceres y Zaragoza, todos los ríos de esta jurisdicción tienen gran riqueza de oro corrido, y las quebradas de Nurí, Puquí, Purí y otras muchas de aquella comarca están lastradas de este precioso metal…» (Vázquez de Espinosa, citado por Piedrahita, p. 101).

Capítulo 19

Robledo no alcanzó a conocer la región de Arbí, pero su paisano Andrés de Valdivia lo logró en parte, ya que el rey Felipe le quitó tierras a las Gobernaciones de Cartagena y a la de Popayán, y formó la Gobernación de Antioquia; el primer Gobernador fue Andrés de Valdivia nombrado por la real cédula del 24 de agosto de 1569. Éste fundó la capital de su Gobernación con el nombre de Úbeda en recuerdo de su patria chica; la ubicó en una región cerca a Valdivia; cuando en 1950 visitamos el posible lugar, encontramos unas casas corroídas, una escuela y una quebrada con el nombre de Overa; todo estaba olvidado y hasta el nombre lo habían modificado. Algunos historiadores han sugerido otra ubicación para Úbeda. Valdivia también fundó a Cáceres cerca del actual municipio. Por Briceño quedaba tal vez el puente de Brenuco o Aberunco, reconstruido sobre el río Cauca por el cacique Neguerí, con guaduas y bejucos.

Capítulo 20

Los Austranésicos emparentados con los Melanésicos, también tienen el color oscuro en la piel; éstos poseen la cultura más antigua e ininterrumpida de la historia humana; fueron los mayores colonizadores del mundo; hay miles de islas pobladas por ellos; parecería muy raro que no hubieran llegado a la América. En el Chocó se encuentran grupos Melanésicos con ciertas similitudes a los Negros Africanos. Los Austranésicos poblaron la Melanesia, utilizando grandes embarcaciones muy veloces y de doble casco; el explorador Inglés capitán Cook en 1769, describió una, que llevaba como unos 150 marineros y que «…navegaba a tres nudos contra los dos nuestros y al que perdimos de vista por barlovento antes que cayera la noche…» (Cook). Las canoas dobles tenían unos 18 metros de largo; llevarían en ellas comestibles hasta para dos meses, y entre ellos semillas del árbol del pan, tubérculos de taro (Colocasia), pulpa de tamarindo y camote o batata. «…Con velas de estera podían viajar hasta 100 ó 150 millas por día. Eran así mismo expertos en el arte de conservar los alimentos y así podían navegar hasta 5.000 millas en un solo viaje…» (Peter Gathercole). El mar era para ellos muchas cosas: un camino ancho y una superficie sembrada de peligros, pero ante todo era una fuente de alimentos y de aventuras.

Capítulos 11 – 15  | Capítulos 21 – 25

Ver También 
Diccionario Paisa

 


Si estas interesado en el libro, llamar a los teléfonos 3105417462 o al 3016201728.

El Link de Facebook es el siguiente: EL PAISAS Y SUS ORIGENES