Como olvidar esas inigualables golosinas que nos dejaban la boca seca pero con un exquisito sabor y la lengua de colores, como olvidar esa época en la que si no eras tu el que las vendía, era un amigo de la cuadra o del colegio; empacados en bolsitas o pa’ ser más prácticos en conitos que se hacían con las hojas de los cuadernos, de alguna u otra forma este era el rebusque de los niños, el Cofio y el delicioso Minisigüi. Se vendían o pa’ reunir dinero pa’ ayudar en la casa o pa’ irse a jugar maquinitas a la salida del colegio, y es que cuando uno ya no podía quedarse con las vueltas de los mandados por tanto “juete” que nos daban por eso, tocaba rebuscarsela de otra manera, tocaba salir a vender el Cofio y el Minisigüi en los descansos y recorrer la cuadra ofreciéndole a los vecinos, el único problema que había, es que al final del día, si uno no vendía todo, terminaba comiéndoselas jajajaj.

Cuando uno no tenia sus centavos o pesos pa’ comprarlos, había que aprovechar que el primer amigo comprara pa’ ir a pedirle -“abra la mano que yo le echo” y terminaba uno con las manos “empegotadas” de lamer estas deliciosas golosinas, los mejores polvos de mi infancia.

Como prepararlas

Pues es muy sencillo papá, es que aparte de ser deliciosas, son de lo más fácil de hacer hom’e, vea pues les digo:

Receta Pa’l Cofio:

Coges arroz y lo echas a una sarten, si señor, con arroz es que se hace, la pones a fuego lento pa’ que el arroz se toste, pero ojo, hay que revolverlo porque o si no se nos quema, ya cuando este bien tosta’ito y dora’ito lo echas a un pica-todo o a la licuadora (antes tocaba era a punta de maquina de moler, era la única manera) hasta que quede un polvo fino, luego le añadís azúcar y de nuevo lo echas a la maquina, y listo pelado. Pero ojo, no le vaya a echar agua o aceite cuando vaya a tostar el arroz, solo arroz y nada más.

Receta pa’l Minisigüi

Esto si es lo más fácil que hay pa’cer pues, hay diferentes maneras de prepararlo pero igual es muy fácil. vas a la farmacia, compras anilina vegetal de colores, luego coges una coquita y revolves la anilina junto con azúcar y listo. Algunas personas suelen usar ácido tartárico pa’ darle su sabor ácido y algunas otras usan el polvo de la gelatina. Hacelo como vos prefiras, todo es cuestión de gustos.

 Leéte también: Dulces que te harán recordar tu infancia.