En tan solo una semana, han sido blanco de críticas y erradas decisiones humanas. ¿Qué hacer para solucionar esta realidad?

La tenencia responsable “le ha quedado grande” a este ciudad luego de dos sucesos importantes: la implementación del Código de Policía y el ataque de un pitbull a un bebé en un barrio de Medellín.

De un lado, el Nuevo Código de Policía exige a los tenedores de perros “potencialmente peligrosos” la adquisición de un seguro que cubra los gastos por ataques ocasionados por estos animales. Sin embargo, muchos usuarios han reportado que dichos “seguros” no existen porque las autoridades y las compañías aseguradoras no han expedido este documento.

Por otra parte, el fallecimiento de un bebé de 14 meses en el barrio Kennedy de Medellín, ocasionó una oleada de llamadas a la inspección de protección ambiental para devolver perros pitbull, tal y como denunció el concejal Álvaro Munera a El Colombiano.

A todo esto, sumamos las actividades irresponsables de ciudadanos que entrenan a estos perros para peleas clandestinas o para atacar a otras personas.

En resumen, animales que en principio fueron adquiridos para la compañía de menores de edad, están siendo abandonados, torturados y asesinados porque la sociedad ya no sabe qué hacer para tenerlos y muchos ciudadanos arruinan la formación de estas razas.

Autoridades y animalistas llaman la atención de la ciudadanía para que no rechacen a estos animales, cumplan con las normas de tenencia responsable (uso de bozal, traílla o arnés) y no empleen a estos animales para fines diferentes a los de compañía.

¿Qué podemos hacer?

Decenas de ciudadanos han utilizado a estos perros como “símbolo de supremacía” o “estatus” generando miedo en otras personas, cambiando características físicas y alimenticias por entrenamiento o por hábito. Por ello, veterinarios y organizaciones de protección animal insisten en que, si bien se hace necesario un cuidado especial del comportamiento de estas razas, es el amor y la educación de sus dueños los que determinan en un alto porcentaje sus conductas. Y son aquellos ciudadanos irresponsables los que deben comparecer ante las autoridades.

Por ello, si Ud. es testigo de prácticas indebidas en la tenencia de estos perros u observa a personas abandonando a estos animales, denuncie oportunamente en la Inspección Ambiental o llame al 123.

La Secretaría de Medio Ambiente anunció la intención de crear una jornada especial de educación ambiental para tratar a los perros de razas potencialmente peligrosas.