Antes de meterte en una, revisa estas alertas.

Hay redes de todo tipo: productos de aseo, cosméticos, bebidas en polvo, café instantáneo, aplicaciones móviles y hasta de vehículos. Pero siempre son los que ingresan tempranamente o en momentos de auge quienes obtienen los beneficios de las redes de mercado o multiniveles.

El modelo no es negativo: de hecho, muchos gobiernos avalan su existencia porque empujan el consumo. Sin embargo, debes vigilar estas cosas antes de “embalarte” en una red de mercado:

  1. Si te pagan por invitar gente, ¡es una pirámide! Por tanto, es ilegal. Una red se sostiene por trabajo y liderazgo, no por reclutar gente, únicamente.
  2. Revisa los costos iniciales de inversión. Ten en cuenta tu capacidad de endeudamiento, tu tiempo de trabajo y si tus primeros contactos tienen recursos. Los ingresos se tardan, y es ahí cuando llegan las deudas para sostener el negocio.
  3. Hay varios tipos de redes. Están las de consumo (por ventas de productos), de tecnología (por evaluar aplicaciones) o las de inversión (con monedas virtuales que se tranzan en bolsas). Elige la que más claro tenga sus condiciones y no te esclavice tanto.
  4. Analiza tus habilidades sociales. Si no tienes muchos contactos, puede significar un desgaste. Algún gurú de las redes dijo: “las redes premian o castigan tu pasado”. Y, por último,
  5. Compara comisiones de varias redes. No te quedes con una sola: mira otras opciones que te den más rendimientos y no demasiados esfuerzos.

 

2 COMENTARIOS