Las paredes y los estantes de la corporación están adornados por premios y reconocimientos que enaltecen el nombre de su director y sus pupilos. Viva Palabra es la muestra fehaciente del recorrido alegre y tormentoso por el que tiene que pasar un artista en el camino de sobrevivir. Su sede está ubicada en una casona vieja del centro de la ciudad, allí comparten personas de todas las edades, que a pulso de cuentos, de oralidad, reviven nuestras historias más tradicionales y luchan para que no mueran en la lontananza del olvido.

Jota Villaza, director de la corporación Viva Palabra, habla de teatro con pasión, nos cuenta cómo está representado en su cabeza la experiencia teatral medellinense de las últimas décadas, la que le ha tocado vivir. Menciona con admiración al maestro Gilberto Martínez, fundador de la EPA y su importancia para la escena Nacional. Habla de grupos, corporaciones, puestas en escena, de la lucha del trabajo contra el romanticismo. Sabe de lo que habla y se nota, se reconoce en las certezas del tono de su voz, ese que marca bien las pausas y que alarga la última silaba como haciendo énfasis en lo que se dice; ese modo de hablar tan particular de actores y cuenteros, embaucadores por necesidad o tradición, dependiendo del contexto.

- Publicidad -

Jota cuenta sobre la carga política que envolvía a las obras que se representaban en la ciudad en los años 60s y 70s: lo describe como un teatro político, llano, de poca profundidad, donde se tomaba posición de acuerdo a la tradición partidista que se siguiera. Era el teatro de campesinos y obreros contra el gobierno, y la mayoría de las obras giraban en torno a eso, dice Villaza referente al tema. De la época rescata obras como Guadalupe años sin cuenta, La maestra de Enrique buenaventura, y El grito de los ahorcados del maestro Gilberto Martínez. Rescata la importancia del teatro como respuesta a la violencia que vivió la ciudad en las décadas de los 80s y 90s: como el ente gubernamental le apostó a la cultura, al arte y la ciencia, en el afán de robarle los jóvenes a la mafia. Teatro con sentido social, rezaría la campaña publicitaria de la época.


La corporación Viva Palabra se ha convertido en un espacio donde florece nuestra cultura tradicional. Nuestra forma de narrar, históricamente oral, sale a flote para llevarnos al reencuentro de relatos que nacieron en nuestros pueblos, de nuestros abuelos o bisabuelos. Jota, bajo la personificación de Juan Cuentero, un campesino rústico o un arriero astuto, reúne los cuentos de la más pura tradición popular Paisa, Nacional, y desde su propia óptica, diversos cuentos de la literatura Nacional y Universal; además, sus propias creaciones.

Viva palabra, según palabras de Jota, nace hace 17 años por culpa de la envidia. Envidia sana, si se quiere, de ver como en otras ciudades veían la luz corporaciones de cuenteros, y en Medellín no existía todavía una entidad que los representara. Viva Palabra nació con la noción de agrupar  a muchos o todos los cuenteros de la ciudad, en esta empresa fracasamos. Sin embargo fuimos la semilla de lo que más tarde sería el Comité de cuenteros de Medellín, cuenta JotaViva Palabra nació como una corporación de trabajo, es decir, los que a ella pertenecen vieron desde el principio una forma de ganar dinero de las actividades que allí desempeñaran. Las dificultades que vivieron al principio por la inexperiencia en temas empresariales los llevó a vivir al borde de la banca rota por lo menos durante 4 años: un día contratamos un contador para que nos diera un balance de la empresa, lo necesitábamos para poder presentar proyectos a la alcaldía entre otras cosas, la respuesta que nos dio el tipo fue: “hermano cierre eso, y fresco que yo no le cobro”. Ahí aprendimos que los artistas vivimos al borde de la miseria casi siempre. Fue un trabajo duro, lograr salir de ese abismo financiero, pero al final lo logramos y hoy podemos decir que vivimos de esto que fue lo que toda la vida buscamos, vivir de lo que nos apasiona.

La corporación Viva Palabra tiene programación permanente en su sala ubicada en la calle 55 # 43, en el centro de la ciudad. Para conocer más de esta corporación y su director no dude en visitar su página web: http://www.vivapalabra.com/